¿Del bipartidismo al “bi-aliancismo”?

Un largo decir de caravana, transmitido de generación en generación, de padres a hijos y de politólogos a encuestadores, nos ha enseñado a ver el mapa político Argentino dividido – o articulado – por dos grandes partidos. Este bipartidismo, más virtual que real a lo largo de buena parte de los últimos 50 años cruzado además por la omnipresente vigilancia del actor militar durante varias décadas, se ha venido transformando lentamente en estos últimos tiempos en lo que podría llamarse un “bi-aliancismo”. En este sentido, las elecciones del pasado domingo 24 de octubre, junto con la novedosa distribución institucional del poder de un “centro político pragmático”, nos entregaron también la confirmación de que las tendencias bialiancistas se vienen afianzando en el horizonte; electoral del país, y que quizá sigan proyectando su larga sombra política en los próximos años”.

Realidad Económica 167