La llegada del nuevo socio

Qué le aporta económicamente al bloque el ingreso del país conducido por Hugo Chávez, cómo cambia el equilibrio de fuerzas al interior del Mercosur y qué consecuencias tiene en el escenario geopolítico.

No sólo petróleo

Por Alejandro Robba

Mucho se ha dicho y opinado en los últimos días sobre el ingreso de Venezuela al Mercosur. Los análisis desde los sectores conservadores afirman que la incorporación supone una “chavización”, mientras que otros dan por hecho que ahora sí el bloque se encamina hacia una profundización de la integración suramericana. Por fuera de posiciones maniqueas, lo que se abre es un nuevo escenario, donde el ingreso de un país con potencialidad económica y presencia política impactará sobre los equilibrios y disputas de poder actuales.

La gran alianza del Atlántico

La incorporación definitiva de la República Bolivariana de Venezuela al Mercosur constituye un salto cualitativo en el proceso de integración continental. Esa incorporación no sólo completa el gran acuerdo económico, comercial y político nacido hace 21 años, sino que transforma al Mercosur en el más importante proyecto geopolítico intentado en nuestro continente desde los tiempos de la Gran Colombia.

En 1951, el presidente Juan Domingo Perón lanzó su propuesta de integración con Brasil y el resto de Suramérica a la que llamó Nuevo ABC. La iniciativa implicaba no sólo una alianza estratégica de nuestro país con el gran vecino lusoparlante, sino también una articulación con el resto de los países hispanohablantes de la región para equilibrar la relación con Brasil. En la visión de Perón –el principal estratega de la unificación suramericana y, posiblemente, el único político que, después de la Segunda Guerra Mundial, se aventuró en esa propuesta–, la Argentina debía cumplir un doble papel. Por un lado, convertirse en el principal aliado estratégico de Brasil, gobernado entonces por Getulio Vargas y en pleno proceso de industrialización– y, por el otro, acaudillar al resto de los países hispanohablantes de la región.

“Con peso y de pleno derecho”

La definición del diplomático señala que la integración pone a su país en el eje principal de su perspectiva histórica.

"El Mercosur constituye la columna vertebral de la integración económica de América del sur. Venezuela, como una economía media a nivel regional, suma sus recursos energéticos y, aunque pequeña, también aporta su capacidad industrial; además de un mercado interesante”, señala Carlos Eduardo Martínez Mendoza, general retirado y compañero de promoción del presidente Hugo Chávez. Al igual que otros militares de su generación, el actual embajador de Venezuela en la Argentina participó de la rebelión del 4 de febrero del ’92. “Mi país se encuentra ahora, como miembro pleno del bloque, con el eje principal de su perspectiva histórica: una presencia con peso y de pleno derecho en Suramérica, nuestro espacio natural, aunque haya estado durante doscientos años de espaldas a la región”, afirma Martínez Mendoza.
Su visión del proceso de integración subraya que la membresía plena de Venezuela a la zona comercial implica para su país un desafío que ya trasciende el “hacer cada vez más fluidos los intercambios de bienes y servicios”. Se análisis resalta la importancia de “avanzar en la planificación conjunta de los procesos de industrialización mediante mecanismos de complementación porque incluso Brasil, que es la mayor economía de la región, necesita de sus vecinos para darle sustentabilidad a su desarrollo”.

Uno más

Venezuela es la cuarta potencia de América del Sur. Tiene una población de 30 millones de personas. En 2011, el PBI fue de 342 mil millones de dólares, que implica un Producto per cápita de 11.400 dólares, uno de los más altos de la región. En ese mismo año, el saldo comercial positivo sumó 46 mil millones de dólares, obtenido fundamentalmente por las exportaciones de petróleo. Con los recursos de la Faja del Orinoco, es el país con las mayores reservas de hidrocarburos líquidos pesados y extra pesados probadas del mundo. Durante casi seis años distintos bloqueos en los Congresos de Brasil, Uruguay y Paraguay impidieron concretar el ingreso de Venezuela al Mercosur. El último bastión de resistencia era el Senado de Paraguay. El golpe parlamentario contra el presidente de Paraguay Fernando Lugo derivó en la suspensión de los guaraníes del bloque y terminó así facilitando la incorporación de Venezuela.

Por fin Venezuela en MERCOSUR

El ingreso de Venezuela a MERCOSUR es un hecho que complementa su abandono del Pacto Andino (Acuerdo de Cartagena). Algo que debió suceder de modo secuencial e inmediato, porque Venezuela firmó su adhesión en 2006, pero fue demorada por la obstinación de los senadores paraguayos; los mismos que al derrocar a Lugo en un juicio sumario sin defensa, quedaron suspendidos de MERCOSUR.

El Pacto Andino tiene debilidades congénitas, porque no puede haber integración entre economías que no son complementarias, sino competidoras. Es una asociación entre países petroleros que tienden a producir bienes básicos y productos de baja tecnología e importar bienes intensivos en capital o de alta tecnología. La presencia de Venezuela, además, era incoherente porque las montañas no unen sino que separan. Los otros miembros están unidos por el Océano Pacífico, pero Venezuela es un país del Atlántico.

Dilma Rousseff: nueva presidenta de Brasil

Brasil, gigante de nuestra América Latina, miembro de UNASUR y del conjunto de países que conforman el BRIC, potencial mundial económica, eligió a una mujer como presidenta. Dilma Rousseff, es la heredera del carismático Luiz Inácio "Lula" da Silva. Luego de sus ocho años de gestión llega a la cabeza de un país pujante, vital, pero que aún mantiene contradicciones. A continuación compartimos el discurso brindado por Dilma Rousseff al asumir su mandato.

Artículos relacionados:
">http://www.iade.org.ar/modules/noticias/article.php?storyid=3284]. Los retos de Dilma / Michael Reid y Eric Nepomuceno

Inserción Económica de Paraguay en el Mundo / Fernando Masi*

A pesar de haber llegado a su fin la dictadura de Alfredo Stroessner tras 35 años en el poder y haber tenido tres elecciones libres desde 1993, el Paraguay enfrenta numerosos desafíos para el desarrollo de la democracia y el crecimiento económico con equidad. La situación sociopolítica está marcada por el legado del régimen autoritario, y se refleja en la ausencia del balance y contrapeso de los poderes del Estado, altos niveles de impunidad y corrupción, la extendida práctica de la relación patrón-cliente, la escasa capacidad de los partidos políticos de promover debates y consensos, y la limitada participación ciudadana y de control del gobierno. Estas restricciones institucionales contribuyen en gran medida a mantener un modelo de desarrollo que no genera crecimiento sostenido, suficiente empleo y equidad social. El presente documento discute los principales obstáculos que impiden la implementación de una nueva política exterior del Paraguay y de una estrategia comercial externa que favorezca una inserción eficiente y competitiva de la economía paraguaya en el mundo.

Artículos relacionados:

. Paraguay entre la esperanza y la difícil realidad / Carlos Iaquinandi Castro*
. Discurso pronunciado por el Presidente de la República del Paraguay / Fernando Lugo*

Discurso pronunciado por el Presidente de la República del Paraguay / Fernando Lugo*

El domingo 15 de agosto la República del Paraguay se vistió de alegría y esperanza, Fernando Lugo asumió la presidencia del país. Luego de la gran victoria electoral de mediados de abril llego el momento esperando, el día del comienzo del cambio. Para tener en cuenta de la magnitud del momento, debemos tener en cuenta que Lugo protagoniza el primer cambio de gobierno pacífico en Paraguay, desde el surgimiento de los primeros partidos políticos, hace más de 120 años. Compartimos su discurso desde la sede del Congreso de la República, donde la digna estirpe Paraguaya despertó nuevamente.

Artículos relacionados:

. Paraguay entre la esperanza y la difícil realidad / Carlos Iaquinandi Castro*
. Inserción Económica de Paraguay en el Mundo / Fernando Masi*

Paraguay entre la esperanza y la difícil realidad / Carlos Iaquinandi Castro*

El viernes 15 asumió como presidente de Paraguay el ex obispo Fernando Lugo, cerrando la continuidad de más de 60 años de gobiernos del partido Colorado, incluyendo la larga dictadura del General Alfredo Stroessner. Lugo obtuvo el pasado 20 de abril aproximadamente el 42 % de los votos. Pero sus rivales inmediatos, Blanca Ovelar del Partido Colorado y el ex General Lino Oviedo obtuvieron más de la mitad de los votos depositados por los ciudadanos paraguayos. El nuevo presidente tendrá que afrontar diversos retos importantes en los primeros meses de gestión, negociar y cumplir promesas. A partir de los próximas semanas las dudas comenzarán a disiparse, cuando Lugo tome sus primeras decisiones.

Artículos relacionados:

. Discurso pronunciado por el Presidente de la República del Paraguay / Fernando Lugo*
. Inserción Económica de Paraguay en el Mundo / Fernando Masi*