Entre la continuidad y el cambio

Julián Blejmar
Continuidad con cambios. O Cambiemos. Esas parecen ser las alternativas que, en materia económica, presentan el Frente para la Victoria y la alianza Cambiemos, los dos proyectos que concentraron la mayoría del electorado y se medirán en segunda vuelta el 22 de noviembre. Y es que mientras que el programa del espacio político liderado por Mauricio Macri promueve fuertes modificaciones para la economía que se ha venido desarrollando durante el ciclo kirchnerista, para el candidato oficialista Daniel Scioli se trata de “continuar con todo lo construido en estos doce años, seguir profundizando lo que se hizo bien y cambiar los errores que tuvimos”.

Posiblemente, la mayor diferencia se pueda observar en el rol que estos dos espacios le asignan al Estado en la regulación de la economía. Mauricio Macri afirmó tiempo atrás que “con más estatismo tenemos menos Estado”, y luego, en una carta abierta difundida en septiembre pasado, señaló que el Estado “debe ser facilitador, no sólo de las condiciones para que produzcan, sino también simplificar la parte administrativa, que hoy es engorrosa y complicada”. Así, exhibe su concepción sobre la necesidad de que el Estado reduzca su inserción en la economía, en línea con el planteo económico liberal y ortodoxo que condujo la economía argentina entre 1976 y 1983 y 1989 y 2001.

Por su parte, Daniel Scioli afirmó en el último Coloquio de IDEA que “hay que seguir promoviendo un Estado inteligente. Hay que planificar”, mientras que su actual ministra de Economía –y futura en la Nación, para el caso de que sea electo presidente– señaló a este medio que en la provincia “entendimos que es el Estado el que primero tiene que estar presente, debe ser emprendedor, no solo resolver las fallas del mercado”. El planteo, aquí, pareciera inclinarse por la continuidad en el rol regulador que el kirchnerismo –al igual que los tres gobiernos de Juan Perón– le asignó al Estado en el funcionamiento económico.

Por cierto, esta diferencia de base, se puede observar en algunos de los principales temas que integraron la agenda económica durante el período de campaña.

Dólar

En una exposición convocada por el Consejo Interamericano del Comercio y la Producción (Cicyp) Macri prometió que en caso de llegar a la presidencia “el mercado va a fijar el tipo de cambio, no vamos a intervenir”, y que “veremos qué dice el flujo del mercado sobre un dólar de equilibrio”.

Por el contrario, en referencia a la posibilidad de una fuerte devaluación (encarecimiento del dólar) que reduciría, por lo menos en el corto plazo, el poder adquisitivo de salarios y jubilaciones, Scioli aseguró en el teatro Opera que su política continuaría como en la actualidad, pues “el tipo de cambio lo va a fijar el Banco Central con una flotación administrada, no lo vamos a dejar librado al mercado”.

Fondos buitre

Los fondos buitre acosaron judicialmente a la Argentina desde la caída en cesación de pagos de la deuda externa argentina, en el año 2001. El año pasado obtuvieron una sentencia favorable de la Justicia norteamericana, tras lo cual, en declaraciones a Radio Mitre, Macri sostuvo que era necesario obedecer el fallo de la Justicia norteamericana (lo cual implicaba la violación de la cláusula RUFO de igualdad de pago para todos los acreedores, lo que de acuerdo con el Ministerio de Economía hubiera disparado juicios por hasta 500.000 millones de dólares), aunque luego negó haber dicho las declaraciones que quedaron grabadas.

Por el contrario, Scioli manifestó en el teatro Opera que durante el ciclo kirchnerista, “no sólo nos desendeudamos, sino que empezamos a trabajar para que exista un mundo libre de buitres. No es necesario pagarles a los buitres para acceder al financiamiento internacional”, haciendo incluso un reconocimiento “a la tenacidad, a la fortaleza de nuestra Presidenta” en su lucha contra estos fondos ultraespeculativos.

Empresas públicas

En su disertación ante el Cicyp, Scioli afirmó que “El punto de partida es óptimo: un país desendeudado, reindustrializado, con YPF y los ferrocarriles en manos del Estado”, en tanto que durante su discurso en el comienzo de las sesiones legislativas bonearesenses a comienzos de este año, ponderó que se haya logrado “recuperar empresas emblemáticas como YPF, Aerolíneas Argentinas, Trenes Argentinos, y crear AYSA y Arsat”.

En cada votación legislativa por la estatización de las empresas públicas, el bloque del PRO de Macri se opuso a estatizar Aerolíneas Argentinas y las jubilaciones. Sin embargo, a mediados de julio dio un giro y señaló que “Aerolíneas Argentinas seguirá siendo estatal, (…) YPF seguirá manejada por el Estado (…) y las jubilaciones seguirán en manos de la Anses”. Según explicó luego su asesor de imagen Jaime Durán Barba, “Mauricio hace permanentemente recorridas en las casas de los argentinos. Él escucha, aprende, modifica posiciones, confirma otras”.

Miradas al Sur - 26 de octubre de 2015