"Qué significa ser radical en el siglo XXI."

45 años después de que sus primeros bolos académicos atrajesen la ira del gobernador [de California] Ronald Reagan, Angela Y. Davis vuelve al campus este semestre como profesora del departamento de estudios de género de la Universidad de California en Los Ángeles. Su discurso del jueves pasado en el Royce Hall sobre feminismo y supresión de las cárceles resume parte de su trabajo, pero no todo, una larga carrera académica con su activismo radical en paralelo.

Lo que no se puede olvidar

Corría el año 1983, estertores de la dictadura más sangrienta y asesina que asoló en nuestro país, en el Colegio de Graduados de Ciencias Económicas se reunían los economistas afines al radicalismo alfonsinista, y allí se planteó una fuerte y central discusión entre Bernardo Grinspún y Adolfo Canitrot sobre cuál debería ser el eje de la política económica de ganarse las elecciones: mientras el primero sostenía que había que incrementar la demanda interna para poner en funcionamiento la economía que venía en claro declive desde 1975, y que ese estímulo de la demanda debía provenir de aumentar los salarios y el número de trabajadores; el segundo afirmaba en cambio que la economía argentina de esa manera crecía, pero que al aumentar más las importaciones que el producto, se generaría el estrangulamiento del sector externo, por lo que se debía poner límites al consumo interno para tener menores importaciones y mayores exportaciones.

30 Años - Suplemento Especial

Un fantasma ronda la época democrática, que no suele ser fácilmente reconocido por el político. Que nunca es posible que se realice todo a lo que aspiramos. Precisamente, el acertijo mayor de la política es que todo político sabe profundamente que esto es así, que el tiempo y la letra nunca alcanzan, pero tiene la certeza de que si lo dice perderá vigencia, revelará la falla de una débil u oscura conciencia. En algún momento, Alfonsín supo asomarse a este pensamiento después de fijar su programa máximo: con la democracia se educa, se come y se cura. Era un intento de reabsorber en la teoría democrática todas las acciones que en la sociología corriente se llamaban políticas sociales y en la política revolucionaria se consideraban ámbitos autónomos, esferas de carencia, a ser rescatadas por el cambio revolucionario.

Acto por los 30 años de la Democracia: palabras de la Presidenta de la Nación

Muchas gracias, en principio agradecer, gracias por los jóvenes radicales que nos acompañan, un fuerte aplauso para todos ellos, por favor, Los irrompibles, después voy a hablar de ellos. Muy buenas tardes a todos y a todas. Señores presidentes constitucionales; señores miembros del cuerpo diplomático de la UNASUR, de la CELAC y de países europeos que nos acompañan; empresarios, organismos de derechos humanos; Madres; Abuelas; legisladores; amigos; compañeros: he decido expresamente que pese a la importancia de esta fecha simbólica y que constituye un icono en la historia de los argentinos, que es precisamente 30 años de democracia, el período más largo de democracia que se recuerda en la historia y que hubiera ameritado… gracias a todos los argentinos y a Raúl también… y que hubiera ameritado tal vez una cadena nacional, he decidido expresamente no hacer una cadena nacional.

País Cerrado, Teatro Abierto

Teatro Abierto nació en julio de 1981 por la necesidad de un grupo de actores, directores y dramaturgos de hacer llegar sus creaciones a un público amplio y de reivindicar el teatro nacional, cuya misma existencia había sido puesta en cuestión por las autoridades militares. Pero terminó siendo mucho más que eso, un verdadero foro de resistencia política y cultural contra la dictadura.

30 años después

Hace unos años, recordando el regreso de la democracia en 1983, reviví la inmersión en la multitud que aquel 10 de diciembre fue a saludar la asunción de Raúl Alfonsín en la Plaza de Mayo. 1983 fue un año inédito en la inmersión en multitudes. La primavera democrática reinstaló los cuerpos en las calles. Nunca más hubo cierres de campaña como los de aquel año, con millones de personas atestando la 9 de Julio, ni una asunción tan celebrada por ganadores y perdedores. ¿Qué sabíamos de la democracia? Muchos, apenas, que no era la dictadura. Eso alcanzaba para escupir tantas almas al espacio público, durante tantos años vedado y tutelado.

Discurso de asunción del Dr. Raúl Alfonsín como Presidente de la Nación

“Honorable Congreso de la Nación:

Venimos a exponer a vuestra honorabilidad cuáles son los principales objetivos del gobierno en los diversos terrenos en que debe actuar: la política nacional e internacional, la defensa, la economía, las relaciones laborales, la educación, la salud pública, la justicia, las obras de infraestructura, los servicios públicos y todas las otras cuestiones que reclaman la atención del pueblo, de los gobernantes y de los legisladores.

Pero queremos decir, también, que entre todas las áreas habrá un enlace profundo y fundamental: que una savia común alimentará la vida de cada uno de los actos del gobierno democrático que hoy se inicia: la rectitud de los procedimientos.

Grupo de Curas en la Opción por los Pobres

El grupo nacional de curas en Opción por los Pobres nos hemos reunido en estos días en nuestro 26º encuentro anual, sintiéndonos y queriendo ser “una iglesia pobre y para los pobres”. Y como Iglesia de los pobres sabemos que la pobreza es un pecado, pero no es un pecado ser pobres; pecado es generar pobreza, pecado son las estructuras que generan desigualdad y la naturalizan. Pecado es despreciar a los pobres.

¡Aguanta o revienta!

La democracia se basa en la convicción de que en la gente común hay posibilidades fuera de lo común.
Harry Emerson Fosdick

La gran respuesta está escondida en el magma del desconcierto. Nadie da crédito a lo que ocurre. Muchos elucubran, analizan y psicoanalizan el presente y sus estertores, pero la mayoría desbarran. No por ignorancia, sino porque lo que ocurre pareciera que ocurriera más allá de la verdad, más allá de lo posible e imposible.