Convocan a una conferencia sobre la deuda europea para 2015

Los partidos griegos Syriza y Griegos Independientes han propuesto una conferencia sobre la deuda a escala europea, similar a la que condujo al Acuerdo de Londres de 1953 sobre la Deuda, que resolvió el tema de la deuda externa de Alemania, propuesta que ha estado ganando los titulares de los medios de comunicación europeos.

En una entrevista con la BBC4 de Gran Bretaña, el líder de Syriza, Alexis Tsipras, dijo: "Lo que proponemos es una conferencia europea para enfrentar todos unidos este problema europeo. No hay otra solución al problema más que suprimir una gran parte de la deuda, un nuevo Memorando sobre la amortización y una nueva cláusula de desarrollo".

El triunfo de Syriza. Primeras reflexiones

El triunfo de Syriza es, por lo pronto, una gran victoria de la libertad, de la democracia republicana, del sentido común económico y de la dignidad nacional del pueblo griego. Un triunfo frente al miedo esgrimido como único argumento por las amalgamadas fuerzas de la sinrazón económica, el despotismo político corrupto, la prepotencia neocolonial, la xenofobia recrecida y el extremismo antisocial más descarado.

“Una victoria de Syriza en Grecia significará una ruptura del statu quo europeo”

Confirmadas las elecciones legislativas anticipadas que tendrán lugar en los próximos días en Grecia, la revista francesa Regards entrevistó a Alexis Charitsis, miembro de Secretariado de Syriza, quien explicó el desafío que enfrenta su partido al confrontar con el programa de austeridad y el pensamiento neoliberal que comandan hoy la Unión Europea.

Avanzar en la reconstrucción productiva, social y jurídica de la Argentina

El 10 de diciembre se cumplen 31 años desde la restitución de la democracia en nuestro país, al tiempo que se conmemora el Día Internacional de los Derechos Humanos. Desde la Asamblea de Pequeños y Medianos Empresarios (APYME) celebramos estos acontecimientos como ciudadanos y empresarios comprometidos con el destino de nuestra Nación.

El desarrollo ayer y hoy: idea y utopía

La crisis de la globalización ha actualizado la reivindicación por el desarrollo como un complejo proceso que involucra cambios sociales e institucionales, así como formas diversas de aprendizaje democrático. Puesta en los márgenes de la discusión académica y política internacional, la economía política del desarrollo puede volver por sus fueros en la medida que la academia y los propios comandos políticos de la economía se vean impelidos a reflexionar sobre el largo plazo. La economía política del desarrollo debe hermanarse con la política para reconfigurar el significado del interés general, alineándolos tras objetivos de libertad, justicia y democracia. Tales pueden ser las coordenadas cuyo fin consista en hacer de la globalización, que es apertura e interdependencia, un vector activo en el cultivo de la densidad nacional como elemento indispensable para pensar críticamente la realidad y, como lo enseñó y practicó Prebisch, darle a la historia un curso creador de futuro.

"Qué significa ser radical en el siglo XXI."

45 años después de que sus primeros bolos académicos atrajesen la ira del gobernador [de California] Ronald Reagan, Angela Y. Davis vuelve al campus este semestre como profesora del departamento de estudios de género de la Universidad de California en Los Ángeles. Su discurso del jueves pasado en el Royce Hall sobre feminismo y supresión de las cárceles resume parte de su trabajo, pero no todo, una larga carrera académica con su activismo radical en paralelo.

Lo que no se puede olvidar

Corría el año 1983, estertores de la dictadura más sangrienta y asesina que asoló en nuestro país, en el Colegio de Graduados de Ciencias Económicas se reunían los economistas afines al radicalismo alfonsinista, y allí se planteó una fuerte y central discusión entre Bernardo Grinspún y Adolfo Canitrot sobre cuál debería ser el eje de la política económica de ganarse las elecciones: mientras el primero sostenía que había que incrementar la demanda interna para poner en funcionamiento la economía que venía en claro declive desde 1975, y que ese estímulo de la demanda debía provenir de aumentar los salarios y el número de trabajadores; el segundo afirmaba en cambio que la economía argentina de esa manera crecía, pero que al aumentar más las importaciones que el producto, se generaría el estrangulamiento del sector externo, por lo que se debía poner límites al consumo interno para tener menores importaciones y mayores exportaciones.