Post scriptum: La banca privada en la gestión de fortunas

Jorge Gaggero (Especial para sitio IADE-RE) | El autor retoma el trabajo realizado juntamente con Magdalena Belén Rúa “Bancos globales / La ‘banca privada’ en la gestión de fortunas” -publicado en la edición 303 de nuestra revista Realidad Económica- y realiza un post scriptum considerando acontecimientos vinculados con el “Caso HSBC” y declaraciones recientes de Gabriel Martino, repuesto al frente de la filial argentina del banco mencionado.

La tormenta bancaria que se aproxima

Los grandes bancos europeos son el eslabón más débil de la crisis que se avecina. Después de haber recibido la suma astronómica de 661 000 millones de euros desde 2008 en ayudas públicas, los bancos están descapitalizados (una parte de sus activos vale menos de lo declarado o, en otras palabras, es tóxico) y tienen dificultades para pagar sus pasivos a corto plazo.

Los gráficos siguientes indican los síntomas más notorios de esta dificultad.

El rol de los bancos globales. La “banca privada” en la gestión de fortunas

Existe un creciente mercado de servicios offshore que promueve flujos de capitales desde economías onshore hacia guaridas fiscales o jurisdicciones que cuentan con secreto financiero, brindando servicios a personas ricas y millonarias que desean mantener sus activos financieros en el exterior. Los bancos globales son actores clave en el desarrollo y la prestación de servicios que crean, mantienen y protegen las cadenas globales de riqueza (Seabrooke y Wigan, 2014). Estos capturan “clientes”, transfieren sus tenencias no declaradas al exterior, las resguardan por fuera de las jurisdicciones donde se originaron y las multiplican en el mundo offshore, encubriendo a los beneficiarios reales.