Declaración de Mar del Plata - 2016

En el marco del 73° Aniversario de la fundación del Sindicato de Luz y Fuerza de Mar del Plata, nos reunimos trabajadores y trabajadoras del sector energético de Brasil, Chile, Francia, México, Puerto Rico, Uruguay y Argentina para participar del Seminario Internacional “Crisis y Soberanía Energética - La Energía como derecho del pueblo”, bajo la firme intención de continuar y profundizar el proceso de intercambio regional de manera regular, a partir de diversas formas y medios que nos permitan un mayor contacto y conocimiento con las realidades de los distintos países y frentes de lucha.

Subsidios a la energía: La coincidencia del macrismo con el FMI

 

En nuestro informe "Por qué el FMI (y Macri) no quieren subsidios energéticos" (ver bibliografía), explicábamos que a pesar de reconocer que los países del G-20 invierten más de 1.000 dólares per cápita en subsidios a los combustibles fósiles -tales los casos de EE.UU. (2.180 dólares), Australia (1.260 dólares) y el Reino Unido (635 dólares), entre otros- el Fondo Monetario Internacional (FMI) brega fervientemente por la quita, o en su defecto la disminución, de dichos subsidios a nivel mundial. 

Alto consumo energético per cápita: ¿Malo o bueno?

Durante su alocución con motivo de la celebración del Bicentenario de la Independencia, Mauricio Macri expresó: "Estamos trabajando denodadamente para tener el gas, la electricidad y la energía suficiente. Porque sin energía no podemos vivir ni podemos crecer". No caben dudas que trabajan en este sentido; sucede, no obstante, que el sistema energético heredado les resulta excesivo. La "suficiencia", en este caso, se alcanzará a través de la reducción de la producción destinada al mercado interno para redirigirla al externo, más lucrativo.

Efectos macroeconómicos del sector energético en la Argentina en el período 2003-2014

El acelerado crecimiento de la Argentina en la década pasada provocó un fuerte incremento de la demanda de energía. Para satisfacerla, se optó por focalizar la inversión en centrales de generación térmica. Esto trajo consigo un aumento muy importante de la demanda de gas, el cual no fue acompañado por la producción nacional. Así, la importación tanto de gas como de gasoil y fueloil se multiplicó, lo que impactó sobre las cuentas externas y, debido a los subsidios, también sobre las fiscales. El presente artículo analiza el impacto del déficit energético sobre la situación macroeconómica argentina en los últimos años y esboza ciertas líneas de acción para recuperar el equilibrio en la balanza energética.