En Europa no pasa X

Federico Maggiori


El objetivo de esta columna es brindar un panorama europeo que sirva para comparar y entender que Argentina no siempre vive en la peor de las realidades.

Las elecciones para presidir la Comunidad Autónoma de Madrid, conformar su Asamblea, fueron un huracán político que sacudió a España y a su capital. “Madrid no es España”, reflexionaron algunos analistas. Lo único cierto es lo real y lo real es que Isabel Díaz Ayuso, con un discurso más cercano a la ultraderecha que al centro, ganó las elecciones y estuvo a punto de conseguir la mayoría absoluta.

Ayuso construyó su campaña erigiéndose como la portadora de la libertad. Primero la mujer y luego el partido. Su imagen, su nombre en todas partes y la marca del PP por detrás. Este huracán político -hace dos años era una desconocida- dejó heridas en buena parte de la izquierda. La primera victima fue Pablo Iglesias, el ahora exlíder de Podemos consiguió un magro resultado. Para competir renunció a la vicepresidencia de España. Luego de la elección, también renunció a la presidencia del partido. Una historia de renuncias.

“Dejo todos mis cargos. Dejo la política entendida como política de partido e institucional”, dijo Iglesias. En su breve discurso también afirmó que se siente un “chivo expiatorio” y que su presencia moviliza a la derecha por el odio. Su aventura política duró siete años: su legado fue romper el bipartidismo español. Pero Iglesias no se entiende sin lawfere. Recibió amenazas -una carta con balas para él y su familia-, ridiculización en los medios de comunicación y denuncias judiciales que han quedado en la nada. Fue visto cómo alguien marginal pero llegó a la vicepresidencia. Ahora Unidas Podemos se encuentra en un proceso de feminización y su cúpula estará formada por mujeres.

Quienes hicieron una elección extraordinaria fueron los miembros de Más País, con la sanitaria Mónica García. La formación, que ya comienza a pintarse de verde ecologista, hizo una campaña en base a propuestas que no alcanzó para ganar pero aumentó volumen electoral. Un segundo puesto que provocó la caída al tercer lugar del PSOE. El partido del presidente Pedro Sánchez tuvo una de las peores actuaciones en su historia.

Madrid será el feudo de la derecha, resta saber que hará Isabel Díaz Ayuso en los próximos dos años. Algunos, tal vez entre la euforia y el champange, dejaron entrever que la presidenta de la comunidad de Madrid podría ser la nueva lidereza de los populares. Ella, por lo pronto, a jurado lealtad de Pablo Casado, líder de la formación. Expectativas, pero claro, se sabe, que en los pasillos del parlamentarismo siempre hay espadas afiladas.

La política italiana conoce estos menesteres. Matteo Salvini, jefe del partido Hermanos de Italia (Fratelli d’italia) felicitó a Ayuso y manifestó que tiene “conciencias” con esta nueva cara del Partido Popular. Salvini enfrenta un proceso judicial por impedir que un barco con inmigrantes africanos pudiera atracar en costas italianas cuando era ministro del interior. Es la cara de la mano dura contra la inmigración ilegal.

¿Vacunas para todos?

El presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, dijo, a través de una comunicación oficial de la Casa Blanca, que están dispuestos a liberalizar las patentes de las vacunas. La noticia generó sorpresa en el mundo europeo. Rápida de reflejos, Úrsula von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea -el órgano ejecutivo de la UE- sostuvo que estaban dispuestos a “discutir” la propuesta. También dijo en su ponencia que “Europa es la farmacia del mundo”.

La realidad es que las autoridades comunitarias están enojadas con Estados Unidos y el Reino Unido, ya que buscan colocarse como campeones morales cuando no han exportado ninguna dosis. En cambio -sostiene von der Leyen- la Unión Europea exportó cerca de 200 millones de viales con los británicos y japoneses como principales receptores.

200 million doses of vaccines delivered to Europeans so far.
And another 200 million doses delivered to the rest of the world.

Openness and fairness are Europe's trademark.

We are the pharmacy of the world. And we take pride in this. pic.twitter.com/cP5J5AWx6Z

— Ursula von der Leyen (@vonderleyen) May 6, 2021

En la misma línea de la Unión Europea se manifestó Ángela Merkel -a través de trascendidos-. La prestigiosa revista Sueddeutsche Zeitung recogió que un portavoz del gobierno federal dijo que "La protección de la propiedad intelectual es una fuente de innovación y debe seguir siéndolo en el futuro". Además, explicaron que “El factor limitante en la fabricación de vacunas es la capacidad de producción y los altos estándares de calidad, no las patentes”.

La liberalización de las patentes fue uno de los temas que ocupó la cumbre europea en Oporto, la primera presencial después de mucho tiempo. Pedro Sánchez insistió que la Unión debe apoyar la liberalización de las patentes. “La propiedad intelectual no puede ser un obstáculo para poner fin a la covid-19 y garantizar un acceso equitativo y universal a las vacunas”.

La presión por la liberación de las patentes no es algo nuevo. Semanas atrás más de cien figuras -académicos, premios nobel y ex presidentes y primeros ministros- habían enviado una carta al presidente de los Estados Unidos para que apoyara esta iniciativa.

El tema atravesó todas las tribunas mediáticas. Los verdes, que van arriba de las encuestas en Alemania, presionaron al gobierno federal alemán para que cambie su postura. Algunos expertos señalan que la liberación de patentes no cambiaría nada, que no necesario es ampliar la producción y que requiere una tecnología especifica. El tiempo dirá si son excusas para asegurarse el negocio o de verdad es así. Recordemos que una investigación sobre la financiación de AstraZeneca demostró que el 97% del capital que se utilizó para hacer este tipo de vial fue dinero público. Igual, para cuando esto se sepa no le importará a nadie.

La Italia del gasto

El paso por la presidencia del consejo de ministros de Mario Draghi será juzgado por la historia. El hombre que salvó al euro de desaparecer será conocido como el ministro del gasto. Italia es el país que más fondos ha recibido de la Unión Europea. Es también un país fracturado entre el norte y el sur. El norte de la tecnología, la plaza financiera y la industria automotriz. El sur del campo, del vino, del aceite de olvida y de los cítricos.

Draghi deberá gastar 240 mil millones de euros para modernizar Italia y hacerla crecer. Un objetivo que no cumple hace años. El plan cuenta con siete “misiones”, así lo ha llamado el gobierno. Va desde la transición digital a la transición ecológica hasta una enorme inversión en infraestructura para desarrollar el sur.

En Europa de a poco, y tras siete meses de restricciones -la cuarentena más larga del mundo cruzó el atlántico- comienza a ganar normalidad. Abren bares y restaurantes con limitaciones. La información da paso a contar algo curioso que sucedió en Calabria. En el pueblo de Corigliano-Rossano un grupo de policías está en el mostrador de un bar, tomando café, no respetando la distancias ni utilizando mascarillas. Incumplimiento total. La policía depende del Ministerio del Interior. Afuera, en la calle, hay un grupo de carabineros controlando. Los carabineros pertenecen al Ministerio de Defensa. Unos y otros son responsables durante la pandemia de hacer cumplir las reglas. La juerga del bar sorprendió a los carabineros, que ingresaron y multaron a los policías. En un momento de extremo esfuerzo global es bueno que no haya diferencias. Algunos no entienden eso.

Barcelona y Madrid de fiesta

La normalidad también comienza a vivirse en España. Este fin de semana llegó el fin del estado de alarma, y como consecuencia del toque de queda. Ocurrió algo curioso: el estado de alarma dejaba de estar en vigor a partir de las 00.00 del 9 de mayo, por lo que de 22 a 00.00 hubo toque de queda.

La expectativa era alta. Miles de jóvenes hicieron suya la noche. En Madrid se escuchaban gritos de libertad, el eslogan con el que Ayuso hizo campaña. Los discursos de la política siempre atraviesan a las sociedades, incluso a quienes se considera apolíticos -si es que eso existiese-.

En Barcelona los mossos d'esquadra, la policía catalana, debieron dispersar a cientos de jóvenes. La fuerza de seguridad había comunicado su temor por las juntadas multitudinarias. La foto de los contagios del sábado por la noche la veremos dentro de dos semanas cuando aumenten los casos.

Ni se alcanzan los 30 minutos sl #FinEstadoDeAlarma en Barcelona que la plaza Virreina está a rebosar. Sin presencia policial. pic.twitter.com/GVScwxHLbY

— Alejandro Pérez-Vico (@aperezvico) May 8, 2021

El pasa pasa holandés

Frisia es una provincia que queda al norte de los Países Bajos. Allí un grupo de personas deberá recibir tres dosis en lugar de dos de la vacuna de Biontech. ¿El motivo? A una de las enfermeras se le cayó un vial -que contiene seis dosis- y en lugar de avisar decidió llenar las vacunas con solución salina.

El hecho ocurrió a mediados de abril y la mujer, al no aguantar el cargo de conciencia, confesó su equivocación. La mala praxis provocó que un centenar de personas deberá volver al centro de vacunación para hacer un test de inmunidad, y los que no hayan generado anticuerpos suficientes recibirán una tercera dosis.

Cualquiera puede equivocarse. Al menos todos respetaron su turno de vacunación.

 

El País Digital - 10 de mayo de 2021

Noticias relacionadas

Alcira Argumedo, Juan Pablo Olsson. Recordamos a Alcira Argumedo con esta nota junto a Juan Pablo Olsson publicada en Revista...
Fabián Amico. La pandemia produjo en Argentina y en todo el mundo una distorsión en la percepción estadística de...

Compartir en