Elecciones PASO: el llamado de atención

El resultado sorprendió a todos. Todavía más en el bunker de Costa Salguero, donde hizo base Juntos por el Cambio, que en el Espacio C del barrio porteño de Chacarita, donde hizo base el Frente oficialista. Las bocas de urna hasta las 19 horas, tanto las que venían del oficialismo como las que llegaban desde la principal oposición, les daban 5% de los votos por encima de la suma de Diego Santilli y Facundo Manes a los candidatos del Frente de Todos, Victoria Tolosa Paz y Daniel Gollán. 

Por qué arrasó

En 34 años de democracia hubo tres ciclos políticos: el alfonsinismo, el menemismo y el kirchnerismo. Todos lograron prolongar su poder encabezando la dirección política de fuerzas heterogéneas con una oposición fragmentada. Desde anoche puede hablarse de un cuarto ciclo: el macrismo. Sin los resultados económicos prometidos y atravesando una etapa de conflictividad social, Cambiemos se consolidó en buena parte de la Argentina. Mientras quienes no acuerdan con el gobierno no encuentran ninguna síntesis y respaldan estrategias distintas y diferentes formas de construcción política.

Conversación con Carlos Heller

 

Roberto Caballero: Lo tenemos en línea ya a Carlos Heller y nada, vamos a hacer el balance con él sobre lo ocurrido, es interesante saber qué piensa, que aparte tiene una cabeza política, pero también una gran sensibilidad. Ayer a la noche intercambiamos algún mensajito y él plantea algo muy interesante, bueno, estas cosas que suceden ponen a prueba las convicciones, no habla de nuestras convicciones, sino que habla particularmente de lo difícil que está en frente para encarar y resolver. Pero bueno, Carlos, muy buen día, ¿cómo va eso?

Vapuleados pero no vencidos

 

El acento puesto en el show mediático de la noche del domingo, en la manipulación del suministro de información y en la suspensión del escrutinio provisorio cuando ya los datos mostraban que la lista encabezada en Provincia de Buenos Aires por Cristina Fernández de Kirchner superaba a la del oficialismo, no debe ocultar que de todos modos la jornada electoral fue positiva para el macrismo.

Carta Abierta Nº 24

Con los métodos y particularidades del siglo XXI las oligarquías financieras, el poder económico concentrado –que hoy incluye a los monopolizados medios de comunicación– y la superpotencia hegemónica del continente han construido una trama, para desterrar no sólo las experiencias de soberanía efectiva, sino también para destruir naciones, disolver movimientos, dividir a los pueblos, degradar la política, y naturalizar un sistema de explotación y exclusión.

Todos con el culo en la pared

Perdón por el exabrupto popular. Machista y políticamente incorrecto. Lo admito. Por eso, recalculo (disculpas, otra vez): partamos, antes que nada, con la satisfacción de que estemos celebrando una nueva elección en plena democracia. Bien por nosotros. Nada ni nadie nos va a bajar de la convicción de que por acá, por estos imperfectos pero perfectibles medios y estos saludables fines, pasa nuestra posibilidad de construir una sociedad en unión y libertad. El que gana gobierna y el que pierde se la banca.

El valor del miedo y el coraje

Se habla en los medios de comunicación hegemónicos, de una supuesta campaña del miedo armada para atemorizar sobre los riesgos de un posible triunfo de Mauricio Macri en el ballotage del próximo 22 de noviembre. Son los mismos medios que nos convocaron a no temer e incluso valorar el golpe de 1976 y las políticas neoliberales de endeudamiento, privatizaciones y destrucción del aparato productivo en los noventa. Su complicidad «tranquilizadora» allanó el camino de quienes arrasaron los derechos humanos, sociales y políticos de los argentinos.