El desarrollo del 50% de los recursos de Vaca Muerta permitiría un volumen de exportaciones incremental de US$ 33 mil millones anuales durante medio siglo

Loana Tejero


Nicolás Arceo, Lara Bersten y Andrés Wainer realizaron un estudio en base a los límites y el potencial que presenta la matriz energética argentina. “La potencialidad de la producción hidrocarburífera permitiría consolidar una nueva plataforma de exportación similar a dos complejos sojeros”, aseguraron.

El desarrollo del 50% de los recursos de la formación Vaca Muerta permitiría un volumen de exportaciones incremental superior a los 33.000 millones de dólares anuales durante el próximo medio siglo. Si ese desarrollo llegara al 75% el incremental de exportaciones treparía a 50.597 millones de dólares anuales en el mismo período. Los datos forman parte de un informe elaborado por Nicolás Arceo, Lara Bersten y Andrés Wainer para Fundar donde se remarca que “la potencialidad de la producción hidrocarburífera permitiría consolidar una nueva plataforma de exportación similar a dos complejos sojeros”.

 El informe, titulado «La evolución del sector de hidrocarburos», explica que “la magnitud y las características de los recursos no convencionales hacen que la Argentina tenga la posibilidad de expandir sensiblemente su producción” de modo que se alcance un volumen significativo de petróleo y gas natural “sin que esto interfiera con el abastecimiento futuro del mercado local”.

Además, se afirma que los recursos de Vaca Muerta posicionan a la Argentina en el segundo lugar en gas natural y en el cuarto en petróleo y en reservorios no convencionales a nivel mundial. Asimismo, en el caso de shale gas, “la formación neuquina tiene recursos recuperables que equivalen a dos siglos de consumo interno, y se estiman provisiones por unos 16 mil millones de barriles de shale oil” que equivalen a 100 años de abastecimiento interno.

Transición energética

En cuanto al proceso de transición los autores afirman que está presenta la necesidad de brindar condiciones regulatorias a fin de posibilitar un salto sustantivo en los niveles de inversión para “aprovechar el volumen de recursos antes de que la participación de los combustibles fósiles en la matriz energética internacional pierda relevancia”.

En esa sintonía, sostienen que es importante aprovechar la oportunidad que presentan los recursos no convencionales y que para ello es preciso un conjunto de políticas públicas dado que esto significaría una contribución para superar la restricción externa que atravesó Argentina en los últimos años, así como también para el financiamiento del proceso de transición que deberá afrontar el país.

Desarrollo del no convencional

Respecto al desarrollo de la producción de no convencionales en el país, los especialistas indicaron que Argentina requiere “una YPF potente para liderar el proceso”, junto con el incremento de la inversión privada para alcanzar un salto significativo en los niveles de producción.

En el mismo sentido, expusieron la necesidad que existe en cuanto a la conformación de un nuevo marco regulatorio para establecer mecanismos taxativos en la determinación de los precios de los combustibles en el mercado local y condiciones para regular la exportación de los excedentes, claves para la dinamización de los niveles de inversión.

A vez, manifestaron que ello no implica que el Estado no regule mediante retenciones móviles el precio de los hidrocarburos en el mercado local con el objetivo de proteger a los consumidores nacionales de las sensibles oscilaciones que se verifican en el mercado internacional.

“La inmensa mayoría de los países productores de petróleo poseen distintos mecanismos de apropiar la renta generada en la industria hidrocarburífera y desacoplar los precios locales de los combustibles de los vigentes en el mercado internacional”, precisaron.

No obstante, Argentina no apropia rentas significativas a nivel internacional puesto que no se encuentra entre los productores más eficientes en esa escala. los autores puntualizaron que ello “supone una restricción para alcanzar un desacople sensible en los precios domésticos de la energía sin que esto implique una reducción en los niveles de inversión en el sector”.

La situación actual radica en que el país compite con otras cuencas productivas a nivel mundial para atraer inversiones, y que al mismo tiempo esto dinamice la producción. A causa de esta competitividad internacional reducida, nace la necesidad de sostener un nivel de precios locales en línea con los del mercado internacional en el corto y mediano plazo.

Los autores remarcaron que “un abaratamiento sostenible de los hidrocarburos en el mercado local solo podrá alcanzarse cuando se logre un salto sustantivo en los niveles de producción” que devenga en una disminución en los costos de producción unitarios.

En relación a ello, marcaron que las estrategias a corto plazo destinadas a abaratar el valor de los hidrocarburos en el mercado local significan una reducción en los niveles de inversión y una retracción de la producción, y que con ello se da un aumento en el nivel de importaciones que agudiza la restricción externa que afecta al país y obliga al Estado a responder con recursos fiscales a los mayores costos de los productos que provenientes de otros países.

La evolución de la producción hidrocarburífera

En el estudio también se analizó el impacto de la pandemia de Covid-19 en la producción hidrocarburífera que se tradujo en una contracción en la demanda de combustibles a nivel internacional que sobrevino en una caída en los precios del petróleo desde marzo de 2020.

En base a ello, Arceo, Bersten y Wainer indicaron que la recuperación progresiva de la demanda en un contexto de sensibles recortes en la producción de crudo por parte de la OPEP ampliada “condujo a una recomposición paulatina de los niveles de producción y de los precios internacionales de los hidrocarburos”.

Es por esto que remarcaron que en este mercado a nivel internacional comenzaron a delinearse modificaciones que podrían determinar cambios estructurales a causa de la contracción de la producción en Estados Unidos y la consolidación de la OPEP como un factor central en lo que es la determinación de la oferta de hidrocarburos.

En caso de que se consolide una recuperación de la demanda internacional de crudo y que se mantenga una recomposición de la producción de este en Estados Unidos, los precios internacionales de los hidrocarburos estarán determinados por la política que instrumente la OPEP ampliada en términos de producción, según informan los autores.

Además, subrayan que esto supone una modificación sustantiva en cuanto a la operación del mercado internacional en las últimas décadas argumentando que “las decisiones de producción de los principales países productores no tenían un impacto sensible a nivel internacional”.

También, se evidencia una recuperación de la producción a lo largo del 2020 vinculada a la instrumentación de un precio sostén a la producción de petróleo de 45 US$/bbl a fin de evitar el cierre masivo de producción ante un precio internacional deprimido. La producción de crudo se expandió a lo largo de 2021 y a finales de ese año obtuvo el nivel de producción más elevado de los últimos ocho.

Como en el caso del petróleo, la recuperación de la producción de gas se dio a través de la expansión del no convencional que, según muestra el documento, permitió compensar el declinamiento de los yacimientos convencionales.

Por ello, este tipo de producción logró relevancia en la productividad total en los últimos años. En relación a esto, los autores sostienen que “la producción de shale oil explicaba el 36,4% de la producción total de petróleo, en tanto que, en el caso del gas natural, la producción de shale y tight daba cuenta del 52% de la producción de gas natural”.

De acuerdo con esto, concluyen que el desarrollo de la producción del no convencional “convirtió el yacimiento de Vaca Muerta en un componente central en el abastecimiento de hidrocarburos para el mercado interno y plantea la posibilidad de expandir los niveles de producción para la provisión”.

> DESCARGAR DOCUMENTO COMPLETO

 

Econo Journal - 26 de abril de 2022

Noticias relacionadas

Fernando Krakowiak. EconoJournal explica por qué es importante concretar la obra, por qué no se hizo hasta ahora y...
Julián Bilmes. Eduardo Dvorkin es el actual presidente del Directorio de YPF-Tecnologías (Y-TEC), referente en...

Compartir en