El caso de Sudáfrica ante la CIJ contra Israel es un llamamiento a liberarse del Occidente imperialista

Tony Karon

Sudáfrica no sólo desafía a Israel, sino que intenta romper el hechizo de la hegemonía estadounidense.

Por desgracia para los sufridos palestinos, la "necesidad" de la violencia organizada para masacrar a muchos miles de civiles está en el ojo del espectador. E Israel está apostando a que su guerra contra Gaza entra dentro de los parámetros de lo que se considera aceptable en los pasillos del poder en el Occidente imperial, donde términos como "daños colaterales" sanean la versión actual de las masacres de la época colonial de personas de piel morena en campañas de "pacificación". La brutalidad "necesaria" es un principio secular en la búsqueda y el mantenimiento del poder occidental, ya sea en forma de colonizadores europeos, colonos estadounidenses diezmando a las poblaciones nativas, el ejército estadounidense apaleando a los vietnamitas, afganos o iraquíes para que se plieguen a la voluntad de Washington, o la entonces Secretaria de Estado Condoleezza Rice diciendo al Líbano que sonriera y soportara la muerte y destrucción masivas provocadas por la invasión israelí de 2006 como los "dolores de parto de un nuevo Oriente Medio".

De hecho, el teórico del "choque de civilizaciones" Samuel P. Huntington, ideólogo del poder occidental, lo admitió: "Occidente ganó el mundo no por la superioridad de sus ideas o valores o religión (a los que se convirtieron pocos miembros de otras civilizaciones), sino por su superioridad en la aplicación de la violencia organizada. Los occidentales olvidan a menudo este hecho; los no occidentales nunca lo hacen".

Vladimir Ze'ev Jabotinsky, fundador del movimiento sionista revisionista que ha sido la fuerza hegemónica en la política israelí durante la mayor parte de las últimas cinco décadas, parecía muy consciente de lo que Huntington señaló medio siglo después. El influyente panfleto de Jabotinsky de 1923, "El muro de hierro", era una llamada a las armas sin sentimentalismos a quienes pretendían construir y mantener un etnoestado judío en Palestina: "Estamos tratando de colonizar un país en contra de los deseos de su población, en otras palabras, por la fuerza. Todo lo demás que es indeseable surge de esta raíz con una inevitabilidad axiomática".

La violencia que Israel está desatando es el mismo tipo de violencia que convirtió a Occidente en la fuerza dominante del sistema internacional. Y es el arraigo de Israel en un orden colonial occidental lo que se utiliza para justificar el salvajismo que hace llover sobre Gaza. La violencia, desafortunada pero necesaria para defender las fronteras de la "civilización" frente a la "barbarie", es un principio arraigado de las potencias occidentales. Y es por ese principio que Israel exige apoyo para su campaña en Gaza. El New York Times informó de que en conversaciones diplomáticas y declaraciones públicas, funcionarios israelíes "han citado acciones militares occidentales pasadas en zonas urbanas que datan desde la Segunda Guerra Mundial hasta las guerras contra el terrorismo posteriores al 11-S... para ayudar a justificar una campaña contra Hamás que se está cobrando miles de vidas palestinas".

Pero la acusación de genocidio que Sudáfrica ha presentado ante el Tribunal Internacional de Justicia con la esperanza de detener la campaña de Israel es un recordatorio de la observación de Huntington de que los no occidentales nunca olvidaron cómo se hizo Occidente, ni están dispuestos a aceptar sus prerrogativas. Muchos en el Sur Global ven en la violencia de Israel un eco de su propia brutalización y humillación históricas a manos del poder occidental.

Sudáfrica no sólo está dando un paso al frente para enfrentarse a Israel, sino que está desafiando de forma efectiva a Estados Unidos, el principal facilitador de Israel, que bloquea agresivamente cualquier intento de hacer que Israel rinda cuentas ante el derecho internacional. Al presentar la demanda ante la CIJ, Sudáfrica está diciendo al mundo que no se puede confiar en Estados Unidos y sus aliados para detener la campaña genocida de Israel.

El régimen sudafricano del apartheid había sido el alma gemela ideológica y el aliado más cercano de Israel; la Sudáfrica posterior al apartheid cumple ahora la obligación moral establecida por el difunto presidente Nelson Mandela, de no descansar hasta que Palestina sea libre. Y su actuación implica también una herencia de la responsabilidad moral de liderar a la sociedad civil mundial para actuar contra el apartheid que se deriva de su propia experiencia de lucha secundada por la solidaridad internacional.

Millones de personas marchando por las calles del mundo nos dicen que gran parte de la sociedad civil está con los palestinos. Sin embargo, la mayoría de los gobiernos que no apoyan directamente la criminalidad de Israel no han actuado. Y no es difícil ver por qué. Israel bombardea y mata de hambre a civiles, destruyendo deliberadamente sus medios de supervivencia. Y actúa con la confianza bien fundada de que las municiones estadounidenses que lanza sobre las madres y los niños de Gaza seguirán fluyendo mientras Washington les proporciona cobertura política. Sudáfrica ha actuado para intentar romper la pasividad ordenada por Estados Unidos, ofreciendo un ejemplo de acción independiente por parte del Sur Global para detener los crímenes de guerra aprobados por Occidente.

Cuando Mandela, liberado de la cárcel en 1990, fue cuestionado en Estados Unidos por su relación con el líder de la Organización para la Liberación de Palestina, Yasser Arafat, dejó claro de forma educada pero firme al establishment estadounidense que "sus enemigos no son nuestros enemigos", un principio de no alineación que sus herederos mantienen ahora.

Por supuesto, siempre ha habido límites a la capacidad de los gobiernos del Tercer Mundo para enfrentarse a Estados Unidos y Europa, entre los que destaca la centralidad de los mercados financieros mundiales gestionados por Occidente para la capacidad de esos gobiernos para gobernar. La economía mundial grotescamente desigual creada por el saqueo colonial de Occidente se mantuvo, tras la descolonización política, en forma de relaciones codificadas de propiedad privada que esencialmente otorgaban a Estados Unidos y Europa poder de veto sobre la independencia política de las antiguas colonias. Incluso hoy vemos esta influencia en Egipto, presionado para que acoja a decenas de miles de refugiados palestinos de la limpieza étnica de Gaza, a cambio de condonar 160.000 millones de dólares de su deuda nacional.

A pesar de su posición subordinada en el sistema financiero mundial, Sudáfrica ha empezado a resistirse a las exigencias geopolíticas de Estados Unidos, sobre todo negándose, de común acuerdo con la mayor parte del Sur Global, a ponerse del lado de la OTAN en la guerra de Ucrania. Esto puede reflejar un declive del poder de Estados Unidos en relación con los demás y la creciente independencia económica de las potencias medias. Pero la acción de Sudáfrica ante la CIJ abre un nuevo camino como desafío geopolítico a Estados Unidos. Porque cuando se acusa a Israel de genocidio, no se puede evitar la realidad, aunque no se diga, de que se está acusando a Estados Unidos de cómplice.

El corolario de la observación de Huntington sobre la memoria no occidental es un patrón en el que los momentos de éxito de la violencia organizada por pueblos no occidentales contra potencias occidentales aparentemente invencibles inspiran a veces resistencia en todo el Sur Global. Pankaj Mishra ha ilustrado esta pauta en el impacto que tuvo la derrota de la Rusia imperial por parte de Japón en 1905 en intelectuales que van desde Sun Yat-sen a Jawaharlal Nehru, pasando por Mustafa Kemal Ataturk o W.E.B. Du Bois: "Todos extrajeron la misma lección de la victoria de Japón: Los hombres blancos, conquistadores del mundo, ya no eran invencibles".

Los revolucionarios vietnamitas sintieron una inspiración similar cuando derrotaron al ejército colonial francés en Dien Bien Phu en 1954. Y de nuevo cuando derrotaron a los estadounidenses que habían sustituido a Francia. O cuando los barbudos revolucionarios cubanos expulsaron a un dictador respaldado por Estados Unidos y rechazaron los intentos de restaurar el antiguo régimen. La generación sudafricana que lideró el levantamiento de Soweto en 1976 contra el gobierno del apartheid se sintió envalentonada por el espectáculo, meses antes, del ejército supuestamente invencible de Pretoria obligado a retirarse de Angola por fuerzas cubanas y del MPLA. La victoria de Hezbolá en 1999 en la guerra de guerrillas de 15 años para forzar la retirada de Israel del sur del Líbano tuvo un efecto inspirador similar en los palestinos y sus vecinos. Y así sucesivamente.

Muchos observarán que, aunque Israel ha pulverizado gran parte de Gaza y sigue matando a cientos de civiles cada día, no está consiguiendo destruir la capacidad de combate de Hamás. "Crece el escepticismo sobre la capacidad de Israel para desmantelar a Hamás", advertía The New York Times. Y lejos de marginar a Hamás, las acciones de Israel han hecho que el movimiento sea más popular que nunca entre los palestinos y en toda la región árabe, al tiempo que han debilitado a los líderes alineados con Israel y Estados Unidos.

El organizador palestino Fadi Quran argumentó recientemente que la ofensiva de Israel en realidad está disminuyendo su imagen "disuasoria": "Hemos visto un cambio masivo en la perspectiva media del ejército israelí en la región de Oriente Medio y Norte de África. Antes se le veía como una fuerza avanzada e intimidante con la que había que contar, con un nivel de supremacía que no se podía romper", escribió. "Ahora se percibe como extremadamente débil y frágil. Concretamente, la perspectiva actual es que sería fácilmente derrotada si no contara con el respaldo ilimitado de Estados Unidos."

La dependencia de Israel de los bombardeos aéreos y de los bombardeos de centros de población urbanos, argumenta Quran, está "siendo percibida como la táctica más cobarde de un ejército que tiene miedo de luchar 'cara a cara' con una milicia que es la DÉCIMA PARTE de su tamaño, tiene el 1% de sus recursos y ha estado sitiada durante 17 años". Las incursiones terrestres de Israel se producen a través de tanques fortificados tras bombardeos aéreos y de artillería masivos y, aun así, siguen sin conseguir retener eficazmente el territorio."

Las tácticas de castigo colectivo de Israel y el alcance y la naturaleza de la violencia que las potencias occidentales están dispuestas a tolerar contra un pueblo cautivo y colonizado en Gaza son también un recordatorio para los pueblos anteriormente colonizados y sus descendientes de cómo se hizo Occidente.

Israel espera comprensión en las capitales occidentales debido a las tradiciones de "violencia necesaria" de la dominación imperial occidental, lo que casi implica que es antisemita negar a Israel el derecho a comportarse a principios del siglo XXI como lo hicieron las potencias europeas y Estados Unidos en los siglos XIX y XX.

Aquí vale la pena recordar una observación del difunto historiador británico Tony Judt sobre las consecuencias de que Israel haya llegado tarde al juego colonial de los colonos:

El problema con Israel, en resumen, no es -como a veces se sugiere- que sea un "enclave" europeo en el mundo árabe, sino más bien que llegó demasiado tarde. Ha importado un proyecto separatista característico de finales del siglo XIX a un mundo que ha avanzado, un mundo de derechos individuales, fronteras abiertas y derecho internacional. La idea misma de un "Estado judío" -un Estado en el que los judíos y la religión judía tienen privilegios exclusivos de los que los ciudadanos no judíos están excluidos para siempre- está arraigada en otro tiempo y lugar. Israel, en resumen, es un anacronismo.

Añade el columnista del Financial Times Adam Tooze:

Los israelíes son el último grupo de europeos (en su mayoría) que se dedica a la arrogación de tierras no europeas, justificada en su misión por la teología, las pretensiones de superioridad civilizacional y el nacionalismo. Por supuesto, los acaparamientos de tierras se producen en todo el mundo, todo el tiempo. Pero, en la actualidad, el proyecto israelí es singularmente coherente y singularmente impenitente como ejemplo de ideología colonial de colonos "clásica".

Así pues, Israel está librando una guerra colonial clásica de pacificación de una población nativa que se resiste a la colonización, en un momento en que gran parte de la ciudadanía mundial está produciendo los recibos de siglos de violencia y esclavitud occidentales, exigiendo justicia y una reordenación de las relaciones de poder mundiales. Defender a Palestina se ha convertido en la abreviatura de esa lucha global para cambiar la forma en que se gobierna el mundo.

Gaza ha dejado al descubierto la hipocresía básica del "orden internacional basado en normas" de Biden, un sistema de hipocresía que legitima y permite la violencia contra los palestinos colonizados y las violaciones sistemáticas del derecho internacional por parte de Israel. La campaña militar de Israel -y su sistema de apartheid- pueden ser tolerados por las potencias occidentales, pero son intolerables para la ciudadanía del Sur Global.

En su momento de dominio unipolar posterior a la Guerra Fría, Washington exigió el control monopolístico del expediente Israel-Palestina de la comunidad internacional. El resultado fue un "proceso de paz" en el que Israel amplió y profundizó implacablemente su ocupación de apartheid, mientras que los funcionarios estadounidenses cerraban cualquier debate sobre la contención de Israel entonando vacuos mantras de una "solución de dos Estados" que podría peligrar si se obligaba a Israel a cumplir el derecho internacional. Ese momento ha pasado.

Sudáfrica está enviando el mensaje, a través de su caso ante la CIJ, de que aceptar el liderazgo de Estados Unidos sobre los acontecimientos mundiales significa aceptar la matanza de decenas de miles de palestinos y la limpieza étnica de cientos de miles más.

Estados Unidos se resiste enérgicamente a iniciativas como la demanda de Sudáfrica ante la CIJ, del mismo modo que veta sistemáticamente cualquier iniciativa del Consejo de Seguridad de la ONU para frenar las violaciones sistemáticas del derecho internacional por parte de Israel. La acción legal de Sudáfrica rompe el hechizo de la hegemonía estadounidense que paraliza a gran parte de la comunidad mundial a la hora de tomar medidas para que los genocidas rindan cuentas. Es un toque de clarín para que el Sur Global desafíe los límites del compromiso internacional establecidos por Washington. Si los países del Sur Global quieren que se ponga fin al baño de sangre y a la limpieza étnica, no pueden confiar en el cómplice estadounidense de Israel para conseguirlo.

El escenario de este desafío geopolítico puede ser la urgencia cataclísmica de poner fin a los crímenes de Israel, pero tanto si tiene éxito como si no, el caso ante la CIJ puede marcar un nuevo capítulo en el alejamiento de la hegemonía estadounidense y de un mundo dirigido según normas que legitiman los crímenes de guerra por parte de Estados Unidos o sus aliados.

 

Fuente: Sin Permiso - Enero 2024

Noticias relacionadas

Varias veces y de manera acertada, el presidente Joe Biden ha dicho que lo que está en juego en l
Rafael Poch de Feliu. «Israel rescata a 4 rehenes en una operación militar; las autoridades de Gaza dicen que han muert

Compartir en