Deuda publica en pesos y dólares

Alejandro Rofman * (Especial para sitio IADE-RE) | Existe generalizada confusión y falta de información acerca del endeudamiento público actual de la Argentina. 

En un país soberano como el nuestro, el Estado, los habitantes y las empresas mantienen relaciones financieras con personas o unidades productivas dentro y fuera del país. Ello implica que si se contratan préstamos  entre los citados actores sociales rigen determinadas  normas que regulan los correspondientes negocios financieros que son diferentes según los casos, lo que obliga a un análisis particularizado de  cada operación crediticia

En 1821, San Martín repudia la Deuda odiosa. 200 años después la batalla continúa

Se llevó a cabo la actividad “En 1821, San Martín repudia la Deuda odiosa. 200 años después la batalla continúa”. El panel contó con las exposiciones de Hugo Cachorro Godoy, secretario general de ATE Nacional, secretario adjunto de la CTA autónoma; Jorge Rachid, medico sanitarista, asesor del ministerio de salud bonaerense; Marisa Duarte, presidenta del Instituto Argentino para el Desarrollo Económico (IADE) y directora de la revista Realidad Económica; Carlos del Frade; escritor, periodista y diputado provincial en Santa Fe; Jorge Cholvis, profesor, escritor, historiador y abogado con especialización en derecho constitucional.

La deuda, el déficit y la restricción externa

En las últimas semanas recrudeció el debate acerca de la deuda gubernamental, tanto a partir de la vociferación de datos por parte de exfuncionarios y candidatos electorales del gobierno anterior, incluidos los propios Mauricio Macri y María Eugenia Vidal, como funcionarios y candidatos del gobierno actual, como el ministro de Economía, Martín Guzmán, en la comisión bicameral legislativa de seguimiento de la deuda externa.

Reestructurar hasta que duela

¿Quiénes son los principales acreedores de la Argentina en la pulseada financiera 2020? Esta vez del otro lado del mostrador no están los pobres jubilados italianos, pero tampoco los sanguinarios buitres del pirata Singer. Ni siquiera el FMI posee la última palabra. De dónde vienen y cómo piensan los fondos de inversión que en las próximas semanas tratarán de torcerle el brazo al gobierno de Alberto Fernández. ¿Y si es mejor hacer oleee y defaultear soberanamente?