Atender demasiado a los demás, maldición de la clase trabajadora

David Graeber
"Lo que no llego a entender es por qué no anda la gente sublevada por las calles?" Oigo esto aquí y allá, dicho por gente opulenta y con poder. Hay una especie de incredulidad. "Al fin y al cabo", parece querer decir el subtexto, "ponemos el grito en el cielo cuando alguien se atreve siquiera a a amenazar nuestras exenciones tributarias; si alguien pusiera en peligro mis posibilidades de tener comida o techo, yo andaría quemando bancos y asaltando el Parlamento. ¿Qué le pasa a esta gente?". Es una buena pregunta. Pensaríamos que un gobierno que le ha infligido ese sufrimiento a quienes tienen menos recursos para resistir, sin darle un giro a la economía, se habría arriesgado a un suicidio político. Por el contrario, la lógica básica de la austeridad la ha aceptado casi todo el mundo.

Sinpermiso - 27 de abril de 2014

Noticias relacionadas

Kim Moody. La clase obrera del siglo XXI es una clase en formación, en un mundo en el que el capitalismo no ha...
Si comparamos los precios de diciembre 2018 respecto de diciembre 2017, festejar nochebuena o fin...

Compartir en