Uno más

Alfredo Zaiat
Venezuela es la cuarta potencia de América del Sur. Tiene una población de 30 millones de personas. En 2011, el PBI fue de 342 mil millones de dólares, que implica un Producto per cápita de 11.400 dólares, uno de los más altos de la región. En ese mismo año, el saldo comercial positivo sumó 46 mil millones de dólares, obtenido fundamentalmente por las exportaciones de petróleo. Con los recursos de la Faja del Orinoco, es el país con las mayores reservas de hidrocarburos líquidos pesados y extra pesados probadas del mundo. Durante casi seis años distintos bloqueos en los Congresos de Brasil, Uruguay y Paraguay impidieron concretar el ingreso de Venezuela al Mercosur. El último bastión de resistencia era el Senado de Paraguay. El golpe parlamentario contra el presidente de Paraguay Fernando Lugo derivó en la suspensión de los guaraníes del bloque y terminó así facilitando la incorporación de Venezuela.

El nuevo socio en el Mercosur muestra que el bloque no está agonizando, como postulan en expresión de deseo los sectores conservadores que amplifican cualquier diferencia comercial entre los socios. Por el contrario, la incorporación de Venezuela es uno de los hechos más relevantes desde la constitución de esa unión. En muchas ocasiones algunas decisiones político-económicas no adquieren en su momento la justa importancia por contaminación cortoplacista, pero el transcurso del tiempo pone en perspectiva medidas que terminan cambiando el desarrollo de los acontecimientos. Es necesario remontarse 27 años y analizar el recorrido transitado desde el abrazo de los presidentes de Argentina y Brasil, Raúl Alfonsín y José Sarney, en Foz de Iguazú, el 30 de noviembre de 1985, suscribiendo el acuerdo de integración de ambos países. Fue el primer paso para la creación posterior del Mercosur, con la firma del Tratado de Asunción el 26 de marzo de 1991. Este proceso dinámico invita a evaluar que las puertas que se abren con vocación de integración regional son mucho más atractivas que las que invitan a países en forma individual a ingresar en acuerdos de libre comercio con potencias económicas.

Los economistas Alejandro Robba, Agustín D’Attellis y Emiliano Colombo elaboraron un ilustrativo informe sobre los cambios que tendrá el Mercosur con el ingreso de Venezuela. El PBI en dólares del bloque se incrementa en 11 por ciento con la suma de Venezuela llevando el valor total del PBI-Mercosur desde los 2,96 hasta 3,28 billones de dólares. La población total del Mercosur ascendía a unas 245 millones de personas y ahora con Venezuela pasa a totalizar 275 millones de personas. Es decir que el país caribeño aporta un 12 por ciento más de personas, tres veces la población de Paraguay y Uruguay juntos. El volumen del comercio exterior del Mercosur en los últimos años viene creciendo a una tasa promedio del 20 por ciento anual, con exportaciones totales subiendo el 28 por ciento en 2011 respecto de 2010, y 232 por ciento en relación a 2003. Las importaciones por su parte ascendieron 23,6 por ciento en 2011 respecto del año anterior y 383 por ciento desde 2003. Venezuela, en tanto, ampliaría el tamaño de las exportaciones del Mercosur en un 20 por ciento (92.000 millones de dólares), por encima del aporte en términos de PBI (11 por ciento). La estructura de las exportaciones venezolanas está dominada casi en forma excluyente de petróleo, al absorber el 95 por ciento de las totales. Las importaciones de Venezuela se expandieron a una tasa del 20 por ciento en 2011 al representar 46.000 millones de dólares, representando el 12 por ciento de todas las importaciones del Mercosur.

“La oportunidad de comercio para los países se acrecienta notablemente, ya que Venezuela se ubica como el tercer mercado por tamaño de importancia en el Mercosur”, afirman Robba, D’Attellis y Colombo.

La relevancia de la suma de Venezuela sólo puede ser ignorada por los mismos que minimizaron el acuerdo inicial de integración Argentina-Brasil. Desde entonces, el Mercosur, con tensiones, diferencias y cooperación, ha adquirido un papel destacado en el nuevo mapa de la economía mundial. La incorporación de Venezuela tiene la misma importancia histórica de la Declaración de Foz de Iguazú, que dejó atrás las rivalidades para pasar a transitar un marco de confianza y colaboración entre las dos economías más grandes de América latina.

En un mundo donde las potencias económicas conviven con descalabros financieros, estancamiento, default sociolaboral, restricciones de derechos de trabajadores y jubilados, y pérdida de legitimidad política de gobiernos sometidos a instrumentar ajustes recesivos, la ampliación del Mercosur es un avance sustancial para enfrentar con mejores herramientas el nuevo escenario global.

La ortodoxia rechaza esa posibilidad no sólo porque están subordinados a los intereses de Estados Unidos que combaten a Hugo Chávez. Lo hace fundamentalmente por una cuestión conceptual que postula la integración pasiva a la economía mundial. Sostiene que las economías nacionales son segmentos del mercado mundial, el cual determina la asignación de los recursos, la distribución del ingreso y la posición de cada una de ellas en la división internacional del trabajo, en las corrientes financieras, en las cadenas transnacionales de valor y en la creación y gestión del progreso técnico. De allí deriva la propuesta de política económica basada en la apertura incondicional al mercado mundial, la especialización en la exportación de materias primas, la reducción del Estado a la mínima expresión y el abandono de toda pretensión de construir proyectos nacionales de desarrollo.

Las contribuciones de Raúl Prebisch desde la Cepal fueron esenciales en la construcción de una nueva visión de la problemática latinoamericana en la década del ’50 y ’60. Prebisch escribió en Capitalismo periférico, crisis y transformación que “si las perspectivas de los centros no son auspiciosas para el intercambio con la periferia, ¿por qué seguir desperdiciando el considerable potencial del comercio recíproco? ¿Es razonable seguir insistiendo en una liberalización del intercambio con los centros cuando apenas hemos logrado liberalizar tímidamente el intercambio entre países de la periferia?”.

El bloque regional tiene problemas y debilidades, tuvo conflictos y especulaciones, y los seguirá teniendo. Pese a esas restricciones, el Mercosur, es una herramienta poderosa de América latina para disputar en un mundo abierto, globalizado, dominado por bloques económicos regionales. Esto no significa que no haya desafíos complejos por delante. La incorporación de Venezuela alterará la actual dinámica de funcionamiento del Mercosur donde dos grandes (Argentina y Brasil) discuten con intensidad sus temas bilaterales de comercio, mientras los dos hermanos menores (Uruguay y Paraguay) son espectadores de esa contienda. Aparecerá ahora un tercero en discordia que no es tan grande pero tampoco tan pequeño, y que tiene un poder nada despreciable al contar con un recurso preciado y estratégico como el petróleo. Las negociaciones serán distintas. Si bien Argentina y Brasil seguirán teniendo un peso relevante en la estructura de poder en Latinoamérica, ya no será tan cerrada y pasará a ser necesariamente un poco más flexible y, por lo tanto, dará aún mayor vitalidad al más importante bloque de integración regional.

Pagina/12 - 5 de agosto de 2012