Socialización, socialismo y política de espíritu cristiano

El texto que se reproduce corresponde a la disertación del Dr. Arturo Enrique Sampay en la Conferencia Episcopal Argentina (XXV Asamblea Plenaria) del día 16 de mayo de 1972. El Dr. Sampay fue profesor de Derecho Político en la Universidad de La Plata y de Política Económica en la Universidad Católica de Buenos Aires, Preside actualmente el Instituto Argentino para el Desarrollo Económico y es director de Realidad Económica.

Marx, Kalecki , Keynes y la estrategia socialista: la superioridad de la economía política del trabajo sobre la economía política del capital.

Para ver con perspectiva histórica el estancamiento económico que afecta a los EEUU y a otras economías capitalistas avanzadas hay que retrotraerse a la grave desaceleración de 1974-75, que marcó el fin de la prosperidad de posguerra. La interpretación dominante de la recesión de mediados de los 70 dice que el pleno empleo de la primera época keynesiana sentó las bases de la crisis al robustecer la posición del trabajo en relación con el capital. Según han venido sosteniendo muchos destacados economistas de izquierda cuya visión no difiere en este punto de la corriente académica dominante, el problema era la existencia de una clase capitalista “demasiado débil” y una clase obrera “demasiado fuerte”.

“Socialistas”

Un cable publicado el día de ayer en este diario (“Críticas del socialismo”) dio origen a una lamentable confusión debido a que en él se reproducían textualmente los infundios y descalificaciones que la Internacional Socialista (IS) dirigiera, ¡en nombre del socialismo!, en contra del gobierno del presidente Hugo Chávez. Tal como lo demostrara Lenin, la IS dejó de ser socialista hace 99 años, cuando estalló la Primera Guerra Mundial, y desde entonces su orientación se inscribió claramente en el horizonte político e ideológico de la burguesía y el imperialismo, abjurando de toda pretensión de construir el socialismo.

El socialismo del siglo XXI sólo puede ser plural.

El 15 de julio salió a la venta El fin del capitalismo tal y como lo conocemos (El Viejo Topo). Su autor, Elmar Altvater (Kamen, 1938), es uno de los más respetados politólogos alemanes. Profesor emérito de la Universidad Libre de Berlín y miembro del consejo científico de Attac-Alemania, en su último libro analiza la última crisis del capitalismo tardío y sus alternativas. En él Altvater planta cara a Fukuyama: el fin del capitalismo, asegura, no es el fin de la historia, sino que hay historia más allá del capitalismo. La entrevista la realizó Àngel Ferrero.

Hasta hace unos años “capitalismo” era una palabra tabú. Profesor Altvater, ¿cómo definiría el término capitalismo?

Cambiar de sistema económico: un asunto de supervivencia

Este artículo da cuenta de un debate actual en Europa y Estados Unidos y Canadá: hemos topado con límites ecológicos planetarios más allá de los cuales la supervivencia de la especie no está asegurada. Se examinan dos textos claves en este debate, que plantean que dentro del sistema capitalista es imposible solucionar la crisis ecológica y por lo tanto es imposible la supervivencia. Se discuten las propuestas de los autores para salir de esta situación y se proponen otras visiones de cambio.

INTRODUCCIÓN

Hay en estos momentos en Norteamé– rica1 y Europa, entre sectores que podemos llamar de izquierda y progresistas —entendiendo progresistas en un sentido amplio, como aquellos que aspiran a una sociedad más justa— un debate al que creemos necesario prestar más atención. El debate se da porque el consenso científico indica que se están alcanzando límites planetarios en los sistemas biológicos y ciclos naturales que sostienen nuestra vida en la Tierra más allá de los cuales es posible que la humanidad no sobreviva (Paccalet, 2006), y la mayoría de las personas razonan que la ciencia y la tecnología actuales encontrarán la manera de salir del atolladero; sin embargo, ese razonamiento es erróneo.

Declaración final del XVI Congreso Latinoamericano y Caribeño de Estudiantes

Los más de cinco mil estudiantes reunidos en el XVI Congreso Latinoamericano y Caribeño de Estudiantes, en Montevideo, Uruguay, apoyamos el criterio de que la crisis del sistema capitalista es insostenible. Esta crisis ha creado hambre, miseria, desolación, guerras de ocupación, muertes, desempleo y presenciamos la debacle de la aplicación del modelo neoliberal por ello con más fuerza ratificamos desde este rincón del continente, nuestra lucha en contra del imperialismo, en defensa de la vida y la dignidad del ser humano, sabiendo que la única solución frente a la crisis del sistema es el socialismo como única alternativa para la dignidad de los pueblos del mundo.

Una experiencia europea: la frustración del socialismo reformista

En los años iniciales del nuevo milenio se presenta un nuevo movimiento en muchas partes del mundo, una resistencia masiva contra la globalización neoliberal. Nuevas formas y constelaciones dicen lo mismo que muchos de los viejos ya dejaron de decir, y se resisten a la transformación de la tierra, del agua, de la fuerza humana laboral, de toda la vida humana en mercancía. Advierten que la política tiene que ser movilización, organización y participación.
La expansión brutal del capital lleva a que casi todo intento de detenerla conduzca a un enfrentamiento directo y, además, con elcapital internacional. Por eso también se ha hecho más evidente que la línea divisoria entre la izquierda revolucionaria y la reformista no tiene validez. El reformismo tiene que ser revolucionario, y viceversa. Las reformas tienen que fortalecer al pueblo y socavar las bases del sistema capitalista para lograr la meta de construir una sociedad nueva, solidaria, igualitaria, en armonía con la naturaleza. Por lo cual, en la época de la globalización, los movimientos y los partidos de base social, más que nunca, tienen que ser internacionalistas.