Situación del mercado de trabajo argentino

CEPA

 

El relevamiento presentado para el mes de agosto arroja interesantes conclusiones.

En primer lugar, en agosto se mantiene la cantidad de despidos y suspensiones en cantidades similares a las de los últimos meses. Mientras que en junio se produjeron 11.721 casos, en julio fueron 15.137 y este mes sumaron 13.658.

En segundo lugar, si bien la incidencia del sector privado motorizó más del 75% de los despidos y suspensiones, este mes se observa un sensible aumento de las cesantías en el sector público, con 3.205 casos. En el orden nacional resaltan los 200 casos de despidos en el Ministerio de Educación y los más de 250 casos del call center del Ministerio de Energía. Además, suman 800 ingresos suspendidos en el CONICET a pesar de haber ganado los concursos. En el orden provincial hubo numerosos despidos entre los estatales de Córdoba, los talleristas culturales de Tierra del Fuego y entre los capacitadores educativos de la Provincia de Jujuy, además de casos en la Dirección de Lucha contra la violencia hacia la Mujer y la Trata de Personas de Córdoba y en el Hospital Pediátrico del Chaco. Hubo despidos en menor medida en Enarsa, Infojus y Renatea, y en las Municipalidades de Quilmes, Rio Cuarto, Puesto Viejo y General Rodríguez.

Se manifiesta, en tercer lugar, una leve reducción de los despidos y suspensiones identificados en la industria respecto del mes anterior. En julio fueron 4.324, mientras que este mes alcanzaron los 3.311 casos. Asimismo, también se observó en el sector manufacturero una marcada disminución en la cantidad de suspensiones aunque se mantienen en niveles elevados, ascendiendo a2.705 casos en el mes de agosto (en julio habían sido 7.067). Respecto del sector servicios, los guarismos han sido también menores, siendo aproximadamente el 60% de los contabilizados en el mes de julio.

En el informe previo se indicó que en términos secuenciales, a los despidos producidos en una primera instancia (diciembre 2015 -enero 2016) del sector público y la construcción (esta última como resultado del paralización de la obra pública), le siguieron una ola de despidos y suspensiones en el sector privado, particularmente en la industria (acompañando la retracción de la producción), que seguidamente impactó negativamente en el sector de servicios. En el mes de agosto, la nueva ola de despidos del sector público junto con la continuidad en despidos de la industria y los servicios, lejos está de mostrar un cambio de etapa hacia el “segundo semestre” sino antes bien refleja la agudización de las tendencias evidenciadas en los primeros 7 meses de gobierno.

 

Centro de Economía Política Argentina (CEPA) - septiembre de 2016