Reseña: Episodios de la conflictividad agraria pampeana. Del menemismo al kirchnerismo

Jorge Hugo Carrizo


Este libro de Eduardo Azcuy Ameghino aborda centralmente un conjunto de manifestaciones relevantes de la conflictividad agraria pampeana durante la última década del siglo XX y la primera del XXI, especialmente los episodios emergentes –bajo diferentes formas y en torno a distintos problemas concretos- de uno de los núcleos de la cuestión agraria, el que es definido como el proceso de concentración económica en curso, tanto del capital, como del uso de la tierra, la producción y el ingreso.

En este sentido, uno de los hilos conductores de los estudios es la identificación y análisis del papel de sus principales beneficiarios: los terratenientes capitalistas, el gran capital arrendatario y los pools de siembra, señalándose asimismo la persistencia del latifundio, absorbedor de una renta del suelo creciente. El otro fenómeno, presente de una u otra forma en los capítulos del libro, es el que expresa la contracara de la concentración, la cual se presenta como la tendencia –intensificada a partir de la pasada década del ´90- hacia la progresiva eliminación de las pequeñas y medianas explotaciones, mayoritariamente de base familiar.

La mirada de Azcuy Ameghino no está exenta de un posicionamiento explícito al considerar que los productores de tipo chacarero, pymes contratistas y pequeños capitalistas forman parte de la base social, popular, del agro pampeano, junto con su protagonista principal, los trabajadores asalariados, de cuya labor surge lo esencial del plusvalor agrario. En esta dirección, afirmando un punto de vista profundamente histórico, ubica a estos sectores (especialmente al campesinado capitalizado, de base familiar) entre quienes más confrontaron con las políticas liberales y neoliberales desplegadas a lo largo del siglo XX, desde el Grito de Alcorta hasta el Argentinazo de 2001. Al respecto vale remarcar que en los diferentes capítulos se expresa un método dialéctico de abordaje de los casos estudiados, para el cual tomar partido por una de las partes en conflicto no significa esquematizarlo o reducirlo a esquemas binarios, sino, por el contrario, ayuda a desplegar todas sus contradicciones, con la complejidad resultante que ello supone.

> CONTINUAR LEYENDO Y DESCARGAR ARTICULO COMPLETO

 

Revista Interdisciplinaria de Estudios Agrarios Nº 48 - 1er semestre de 2018