¿Qué cruje en Chile?

Sergio Carpenter * (Especial para sitio IADE-RE) | En este artículo se revisan algunas características de la evolución de Chile que dan cuenta de la fragilidad estructural del tipo de desarrollo a que dio lugar. Se busca identificar a grandes rasgos lo que está en crisis en el Chile de hoy.

Chile protagoniza un estallido social casi sin precedentes en su historia. Analistas, observadores y políticos de todo el mundo fueron tomados por sorpresa, casi nadie esperaba una cosa así. Ello hizo carne de manera tan notoria en el mismísimo presidente Piñera: el 8 de octubre dijo que “Chile parece un oasis porque tenemos una democracia estable”; doce días después comunicó a los chilenos y chilenas que “estamos en guerra contra un enemigo poderoso”; y el 22 de octubre pidió perdón a la ciudadanía por no saber interpretar lo que ocurría. Una lectura con extremos argumentales que se repelen mutuamente y que puestos en boca de una misma persona sugiere -al menos- cierto desquicio de su dicente. Ese rasgo parece confirmarse en la respuesta política del gobierno de Sebastián Piñera a la movilización social: despliegue represivo, cambios en el gabinete y el impulso de un débil paquete social sin elementos de cambio estructural; una síntesis que lo muestra sin más respuesta que el uso de la fuerza para mantener el statu quo, que es lo que precisamente la sociedad cuestiona.

No caben dudas sobre el origen del movimiento ciudadano: la situación económico social que afecta a gran parte de la población de Chile. Ello se ha expresado en una definición-consigna muy escuchada: “No más abuso”. Sin embargo, dicha realidad contrasta severamente con la prevalencia de ciertas ideas esgrimidas por la corriente dominante sobre la cuestión del desarrollo económico social de Chile y con el diagnóstico-corolario que trajo aparejado: la idea de que el neoliberalismo -en el sentido del “Washington Consensus”- puede ser un camino viable y exitoso para el desarrollo.

En este artículo se revisarán algunas características de la evolución de ese país que dan cuenta de la fragilidad estructural del tipo de desarrollo a que dio lugar. Ello nos permitirá identificar a grandes rasgos lo que está en crisis en el Chile de hoy. En términos generales entendemos que lo que cruje es el tipo de capitalismo que se desarrolló allí. Esa forma combina tres aspectos fundamentales: el modelo económico productivo, el régimen de bienestar y el ordenamiento político jurídico, una trilogía que en la práctica se encuentra tenazmente imbricada y que observa -en este caso- cierta congruencia interna. Argumentaremos que dicha construcción, puesta sobre las espaldas de la población, generó una opresión económica individual y familiar de tal magnitud que acrecentó la fractura política entre dominados y dominantes, con un movimiento que muestra tener conciencia de la necesidad de una refundación constituyente.

> CONTINUAR LEYENDO Y DESCARGAR TEXTO COMPLETO

 

* Economista del Instituto Argentino para el Desarrollo Económico (IADE). Investigador CLACSO | 13-11-2019.