Las trabajadoras y trabajadores no somos violentos

CTA


En las últimas horas aparecieron declaraciones en las que la Ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, defiende la “Doctrina Chocobar y, consultada sobre la justicia por mano propia y el uso civil de armas, afirma: “es un tema de las personas. Argentina es un país libre. El que quiera andar armado, que ande”.

Desde la Central de Trabajadores de la Argentina Autónoma denunciamos estas declaraciones, que implican una clara apología a la tenencia y el uso de armas, lo cual es ilegal en nuestro país. Asimismo aparece una exaltación de la violencia por parte de una Ministra que, desde que asumió, viene utilizando la violencia como método de control social, haciendo uso de las fuerzas de seguridad para reprimir la protesta del pueblo y criminalizar a los trabajadores y trabajadoras.

Sin ir más lejos, 26 compañeros y compañeras (once de los cuales son militantes de la Central) están siendo procesados e imputados por “lesiones, resistencia a la autoridad y daños”, mientras escapaban de la feroz represión desplegada por el Gobierno Nacional el pasado 24 de octubre. En esa oportunidad, desde el Ejecutivo se dio la orden de reprimir la pacífica protesta de las organizaciones sociales y sindicales en rechazo a la Ley de Presupuesto, que prevé un brutal ajuste en materia de derechos.

Más precisamente la causa “Herbes, Facundo y otros”, investiga la detención de nueve compañeros en Irigoyen al 1300. Allí aparece, entre los supuestos daños y roturas que hicieron los trabajadores, la vidriera del local La Tosca. Sin embargo, las piedras que produjeron esa rotura, fueron arrojadas por la Policía de manera intencional.

Desde la CTA Autónoma advertimos sobre la militarización de nuestro territorio nacional. Quieren instalar la violencia como método válido, para justificar la represión la protesta social y para criminalizar a los compañeros y compañeras. Usan las balas y los gases que les vende Estados Unidos para golpear y perseguir a la clase trabajadora.

No vamos a permitir que sigan avanzando sobre nuestros derechos.

Bajen las armas.