Krugman y Stiglitz llaman a votar por el “no”

Los premios Nobel de Economía estadounidenses Paul Krugman y Joseph Stiglitz se expresaron ayer a favor del voto al “no” en el referéndum que Grecia celebrará el próximo domingo 5 de julio, para decidir si Atenas acepta la propuesta de acuerdo planteada por los acreedores internacionales. “Votaría no”, indicó Krugman, muy crítico con las recetas de ajuste fiscal aplicadas en Europa para salir de la crisis. Por su parte, Stiglitz sostuvo que “un voto del sí significaría una depresión casi sin fin”, mientras que “un voto del no abriría al menos la posibilidad de que Grecia, con su fuerte tradición democrática, pueda tomar su destino en sus propias manos”.

El referéndum será clave para el futuro de Grecia, ya que una derrota del “no” supondrá no sólo aceptar la profundización de las cláusulas de ajuste fiscal que se vienen aplicando desde 2010 sino también la salida del primer ministro Alexis Tsipras. Pese a la resistencia a los recortes en el gasto, el pueblo griego podría votar por el “sí” debido al temor a que un “no” derive en la salida de Grecia del euro. “En primer lugar, sabemos que una austeridad aún más dura es un callejón sin salida, después de cinco años Grecia está peor que nunca. Segundo, mucho (y quizá lo peor) del temido caos por la salida de Grecia del euro ya ha ocurrido. Con los bancos cerrados y la imposición de los controles de capitales, no hay mucho más daño que hacer”, indicó Krugman, de 62 años, en un artículo titulado “Grisis” publicado en su blog en The New York Times.

El Nobel de Economía de 2008 y profesor retirado de la Universidad de Princeton señaló que la propuesta de los acreedores internacionales, anteriormente conocidos como troika (Banco Central Europeo, Comisión Europea y Fondo Monetario Internacional) busca “continuar de manera indefinida las políticas de los últimos cinco años”. “¿Qué esperanza hay en todo esto? Quizá, sólo quizá, la voluntad de abandonar la Zona Euro inspirará un nuevo pensamiento, aunque es muy probable que no”, afirmó Krugman. Además, señaló que la devaluación, al salir del euro y volver al dracma u adoptar otra moneda, “podría sentar las bases de una recuperación final (...) como lo ha hecho en otros lugares y ocasiones”.

En el mismo sentido se expresó Stiglitz, ex economista jefe del Banco Mundial (BM) y profesor en la Universidad de Columbia de Nueva York. “Los griegos podrían lograr la oportunidad de modelar un futuro que, aunque quizá no tan próspero como el pasado, es mucho más esperanzador que la inconsciente tortura del presente”, aseguró en entrevistas de The Guardian y Time. Además, sostuvo que las instituciones aún conocidas como la troika tienen responsabilidad penal por lo que está ocurriendo en Grecia, ya que “son los culpables de causar una gran recesión en la economía griega”.

Página/12 - 30 de junio de 2015