Burguesía nacional, ¿mito o realidad?

Luego de la crisis del modelo neoliberal en 2001, Néstor Kirchner, el presidente electo que debió enfrentar la implosión de la economía argentina, expresó desde un principio su intención de “rescatar a la economía argentina de las ruinas del neoliberalismo”. Declaró además, que “es imposible construir un proyecto nacional si no consolidamos la “burguesía nacional”.

“Bajemos los precios”

 

El Frente Renovador anunció el proyecto “Bajemos los Precios” cuyo objetivo es “la baja de hasta el 20 por ciento en 11 productos de la canasta básica”. Se suele argumentar que los precios en Argentina son altos porque se pagan muchos impuestos, entre ellos el IVA.

Ansiedad en el círculo rojo

 

Acababa de escuchar al presidente Mauricio Macri en el cierre de la conferencia anual de la Unión Industrial Argentina (UIA), el 22 de noviembre, y soltó una palabra: “Angustia”. Así describió el ánimo de los empresarios manufactureros uno de sus principales representantes. “Hay diálogo permanente con el Gobierno, ellos pusieron en marcha una ley pyme que era idea nuestra, esperamos que ahora le dé bomba al consumo, las obras públicas, Vaca Muerta, pero estamos cumpliendo el quinto año sin crear empleo, hay recesión, tenés el efecto Trump, la crisis de Brasil, la amenaza de China. 

¿Cómo hizo Néstor Kirchner para luchar contra la desocupación?

En nuestra nota del 17 de enero del corriente "Prat Gay y la vuelta al premeditado ciclo del fracaso económico recurrente y progresivo" (ver bibliografía), invitábamos al siguiente razonamiento: "Supongamos por un momento que al neoliberalismo le asiste la razón: sus ejecutores -los desfalcadores de la República Argentina- vienen a salvarnos de la desastrosa herencia kirchnerista.

Por un país justo, igualitario, desarrollado, inclusivo y soberano

En una nueva conmemoración del Día de la Industria Nacional ratificamos nuestro compromiso con la construcción de un proyecto de desarrollo autónomo, profundamente democrático y con justicia distributiva. Los ejes son claros y continúan estando en pugna inclusive previo a Manuel Belgrano: “Fomentar la agricultura, animar la industria y proteger el comercio son los tres importantes objetos que deben ocupar la atención”, y a eso nos hemos dedicado estos últimos 12 años!

El desafío industrial

El desarrollo de la industria nacional enfrenta grandes desafíos para poder dar un salto cualitativo y volver a crecer fuerte como entre 2003 y 2011. Efectivamente, el sector debe superar obstáculos que trascienden el estancamiento de los últimos años. Un análisis riguroso requiere revisar la dinámica histórica y los cambios estructurales en la organización de la producción que se generaron a nivel local e internacional en las últimas décadas y sus implicancias.

Después de que el PBI industrial per cápita se desplomara un 40 por ciento entre 1977 y 2002, sus consecuencias no pueden resumirse en términos de caída de la producción física.

El rol del Estado

Durante los casi doce años de desarrollo del proyecto kirchnerista se incrementó fuertemente el tamaño del mercado interno con dos objetivos convergentes: inclusión social y potenciación del desarrollo de la industria nacional. También se desarrolló, desde el lado estatal, un fuerte apoyo al sistema de ciencia y técnica (C&T), invirtiendo en el crecimiento científico y desarrollando instrumentos para promocionar la transformación de conocimiento científico en tecnología y en valor agregado de la producción nacional. El sector agroexportador aumentó su producción y los precios internacionales de los commodities agrícolas se mantuvieron en niveles altos.

Carlos Martinangeli: "Los que protestan por las trabas no luchan por el mercado, sino por ellos mismos"

Es uno de los empresarios que apoyan las restricciones a las importaciones en fomento de la industria nacional. A pesar de ser el CEO de NEC, una multinacional japonesa que vende servicios tecnológicos, Carlos Martinangeli está convencido de que las protestas de los grupos empresarios argentinos responden más bien a "intereses egoístas de grupos particulares y no una defensa del mercado". En el país, no obstante, el 65% de la facturación de NEC proviene de contratos con el Estado. De vacaciones en Cariló, con sus tres hijos y su esposa, Martinangeli dialogó con LA NACION.