Un país para pocos

Horacio Rovelli * (Especial para sitio IADE-RE) | "Los funcionarios que atienden en los dos lados del mostrador, ni siquiera necesitan 'influir' sobre el sector público porque ellos están en la administración, atendida por sus más fieles empleados y socios", sostiene Rovelli.