Tensiones externas

El comunicado de la reciente conferencia del G20 en Buenos Aires es por demás claro: se debatieron “los principales riesgos para las perspectivas económicas, incluidas las vulnerabilidades financieras, que podrían revelarse con un endurecimiento de las condiciones financieras más rápido de lo esperado, y un aumento de las tensiones económicas y geopolíticas”. Una advertencia al mundo, pero que debe ser tomada muy en cuenta por nuestro país.

A 2 años: el balance de la gestión Macri

 

El balance de la primera mitad del gobierno de Cambiemos es contundente como para afirmar que se agravaron los desequilibrios macroeconómicos (principalmente en el sector externo), se avanzó en la redistribución del ingreso en detrimento de los sectores populares (en especial, por la caída del salario real y el empleo) y se consumió una buena parte del desendeudamiento alcanzado en el ciclo kirchnerista.

Deuda como en 2001

 

La deuda externa del Gobierno en bonos internacionales bajo Ley extranjera y en manos del sector privado sumó 82 mil millones de dólares en el segundo trimestre de 2017. Se trata de una cifra casi idéntica respecto de la que había a mediados de 2001 y a comienzo de 2005, cuando se realizó la reestructuración con quita de la deuda pública.

Endeudar y fugar

 

Toda política económica requiere ineludiblemente una fuente de financiamiento. El gobierno de Cambiemos no es una excepción ya que el financiamiento del ajuste económico que está llevando a cabo la encuentra en el endeudamiento externo.

El mundo offshore y los facilitadores de la fuga de capitales

 

Como principales protagonistas del mundo offshore, la banca global, las corporaciones multinacionales, las guaridas fiscales, las grandes consultoras globales en auditoría e impuestos y los grandes estudios legales especializados son los facilitadores (enablers) de la fuga de capitales por parte de las corporaciones multinacionales y los “ricos globales”. 

Informe de coyuntura Nº 24

 

En el marco de la aún crítica situación económica es probable que el ritmo de crecimiento y la inflación experimenten fluctuaciones de corto plazo. Los primeros meses de 2017 muestran un leve crecimiento económico y la desaceleración de la inflación. El sector primario, los servicios, el sector financiero y la construcción, impulsada por la obra pública, explicaron el cambio de tendencia, en tanto que la industria disminuyó el vértigo de la caída y en mayo anotó el primer crecimiento interanual después de 15 meses negativos.