Estados Unidos y China: ¿Guerra comercial o disputa de hegemonía?

Jorge Molinero

 

Hace pocas semanas Donald Trump anunció un unilateral incremento de los aranceles de importación de acero (25 %) y aluminio (10 %) para todo el mundo, aduciendo que es un tema de seguridad nacional.

En realidad la medida está dirigida básicamente a China y otros a los que quiere poner en caja. Los voceros de su gobierno ya anunciaron que se abre un régimen de excepciones, y allí fueron casi todos los países interesados, entre ellos Argentina y Brasil, que lograron la eximición. Argentina tiene una pequeña participación en las importaciones  de EEUU: suma apenas el 0,6 % del acero y el 2,3 % del aluminio. Techint y Aluar son las empresas argentinas que podrían haber sido afectadas. La participación de Brasil es mucho más importante, siendo el cuarto proveedor de acero a EEUU.

Hasta hace algunas décadas EEUU era el principal productor de ambos insumos industriales básicos, pero el crecimiento de otros países, especialmente China (e India), lo han ido desplazando de ese sitial.

Al momento actual China tiene más del 50 % de la producción mundial de ambos insumos, mientras EEUU ha descendido al 4º lugar en acero (precedido por Japón e India), con un 4,9 % de la producción mundial, y al noveno en aluminio (precedido por Rusia, Canadá e India, entre otros) con un minúsculo 1,5 % del mundo.  

Si la disputa fuese solamente en estos commodities industriales de uso difundido – al margen de su gran importancia - no debería alcanzar para desatar una guerra comercial. El problema con China es que el déficit comercial ha ido incrementándose en forma incesante hasta llegar a los 375.200 millones de dólares en 2017, un 66 % del déficit comercial total de EEUU (566.000 millones de dólares)

> CONTINUAR LEYENDO Y DESCARGAR INFORME COMPLETO