Discurso de Evo Morales en la Asamblea de la OEA

Hermano Álvaro García Linera, Vicepresidente del Estado Plurinacional; hermano Miguel Insulza, Secretario General de la Organización de Estados Americanos; hermano Canciller de Bolivia, a todas y a todos cancilleres y representantes de los Estados de Abya Yala, ahora llamada América; a todo el equipo de trabajo del Secretario General de la OEA, a países observadores, a organismos internacionales; a todas las autoridades de la estructura del Estado Plurinacional, las embajadoras, embajadores, al Mando Militar, al Mando Policial; agregados militares, policiales; a los movimientos sociales del campo y de la ciudad, obreros, originarios, estudiantes (APLAUSOS), a todas las fuerzas sociales de Latinoamérica. Bueno, primero, sorprendido por la gran visita de la comunidad internacional a esta 42 Asamblea Ordinaria de la Organización de Estados Americanos, bienvenidos a Tiquipaya, Cochabamba, Bolivia. Quiero decirles brevemente que este evento es histórico e inédito, porque hace 33 años, 1979, en la primera Asamblea de la OEA en Bolivia, que por imposiciones externas y por obediencia interna le recibía y le despedía a la OEA con tanques, fusiles, mediante el golpe militar fascista que se produjo en aquellos tiempos. Ahora el pueblo boliviano, especialmente los movimientos sociales, les recibe con mucha alegría, fiesta y esperanza a este organismo internacional de América.

Como siempre, tenemos diferencias, seguro algunos pequeños grupos sienten con mucha nostalgia las dictaduras de la década del 70; son nuestras diferencias, se respeta esos aspectos.

Quiero brevemente informar a la comunidad internacional sobre las profundas transformaciones que lleva adelante el Gobierno Nacional, acompañado por los movimientos sociales. Las víctimas del liberalismo de aquellos tiempos, del militarismo, y en los últimos años del neoliberalismo, nos hemos organizado en un programa de Gobierno con principios y valores, por tanto un instrumento político de liberación del pueblo boliviano. En este proceso hemos garantizado la revolución democrática cultural con voto y no con bala mediante la Asamblea Constituyente.

Una Asamblea Constituyente que permita hacer profundas transformaciones al Estado colonial para llegar al Estado Plurinacional como una expresión de la diversidad que tiene el pueblo boliviano.

Unos aspectos importantes, cómo pasar de la democracia representativa a una democracia participativa, comunitaria y decisiva para el accionar del Gobierno, las distintas estructuras del pueblo boliviano.

Question Digital - 4 de junio del 2012