Bajo las garras del imperio

Horacio Rovelli * (Especial para sitio IADE-RE) | Contarte que mi abuelo, nacido en La Paz, se reunía con sus amigos bolivianos para conmemorar el 6 de agosto y cantar el Himno:

- Bolivianos, el hado propicio coronó
nuestros votos y anhelo, es ya libre, ya libre
este suelo, ya cesó su servil condición. -

Su nieto, orgulloso del Gobierno de Evo y García Linera  que en solo 13 años y con los EEUU en contra, el PBI creció de 9.000 a más de 45.000 millones de dólares, aumentó el salario real, las reservas crecieron, la inflación dejó de ser un problema y la pobreza extrema cayó de casi 38% a un 15%.

La  deuda externa en el año 2019 es de  9.944 millones de dólares (el 22% del PIB) pero de los cuales el 61% es con banca de fomento como es el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) por 2.829 millones; el Banco de Desarrollo de América Latina (CAF)  2.419 millones, y el Banco Mundial 841,6 millones de dólares

Recuperaron los recursos naturales y nacionalizaron los hidrocarburos.  El modelo parte de apropiarse del excedente que se genera con los recursos naturales. Bolivia es un país riquísimo: ¿cómo podía explicarse que un país tan rico en recursos sea tan pobre?

Rescataron las empresas estratégicas y sobre todo las inversiones pequeñas, medianas y grandes.

El sector más importante que aporta al producto bruto interno boliviano no son los hidrocarburos que participan con un 6 por ciento del PBI. Tampoco la minería que aporta con un 5%. El sector más importante es el sector de la industria manufacturera que aporta el 18 por ciento del PIB

Habían logrado construir una fábrica de autos eléctricos en Cochabamba,  la empresa boliviana Industrias Quantum Motors SA produce el 40% de las partes del vehículos y el 60%  son importadas, pero es un auto económico (en tono a los 6.000 dólares por unidad, menos gasto que un auto a combustible y puede transportar hasta tres personas)

En materia social el mayor logro ha sido la redistribución de las riquezas. Antes no habían programas sociales, aunque para el sector privado hasta habían leyes, y los mal llamados “hospitales de empresas” donde las empresas privadas sacaban créditos a tasas subsidiadas por el Estado.

Generaron mercados para que los ganaderos exporten carne a China y a Rusia y otros productos, como la almendra y la quinua,  café, soja y con ello poder pagar las imprescindibles importaciones.  En el Estado Plurinacional de Bolivia se invertía por año alrededor de 7.000 millones de dólares en  caminos, agua, riego, electricidad, servicios básicos para la población.

En el sector minería e hidrocarburos se industrializaron para sustituir la importación, por ejemplo, al llegar al gobierno se exportaba gas natural y se importaba GLP (gas licuado), con el gobierno de Evo  exportan gas al mercado  de Brasil, una parte Argentina y otra a Paraguay y Perú–. Asimismo, antes se importaba urea, y hoy exportan mayoritariamente Urea al Brasil, aunque estamos empezando a exportar a Paraguay, Perú y la Argentina.

Cuando llegaron  al gobierno en enero de 2006 la demanda de electricidad interna era de 700 MW y hoy asciende a 1.500 MW y generan más de 2.500  MW y cierran el año, con la incorporación de ciclos combinados, con alrededor de 3 mil MW. Solamente con ejecutarse lo del Bala, en Río Grande, con las ocho plantas hidroeléctricas generarían otros 3 mil MW, lo que sumado a lo anterior daría un total de 6 mil MW.

Las garras del imperio una vez más tronchan el modelo para volver a condenar a los bolivianos a la sumisión y al mal pago. Pecho contra balas, lo leímos en la Guerra Civil española, en "morir en Madrid", la confrontación entre los dueños de todo y los desposeídos de todo tipo, costó más de 450.000 muertos y la dictadura franquista por 35 años.  Con el apoyo de las fuerzas y pertrechos italianos de Mussolini y alemanes de Hitler (ahora son los EEUU)

* Economista, profesor y miembro del Instituto Argentino para el Desarrollo Económico (IADE)

 

22 de noviembre de 2019