Empleo e ingresos

La mayoría de las negociaciones salariales quedarían por debajo de la inflación en 2022.

La aceleración inflacionaria de junio y julio implicó que al mes de agosto muy poco gremios se ubicaran por encima de la inflación y acentuó la divergencia en el resultado entre gremios

El dilema a cuatro bandas que enfrenta la gestión de Sergio Massa

Hasta ahora, el equipo económico se concentró en recuperar el nivel de reservas del BCRA para contener la incertidumbre cambiaria. Sin embargo, es urgente contar con un enfoque consistente sobre el problema inflacionario. Hay cuatro grandes precios que marcan la cancha de la inflación: tipo de cambio, tarifas, salarios y la tasa de interés. La gran pregunta es si el ajuste es el único camino y si los salarios quedarán nuevamente atrasados.

Análisis de la dinámica laboral y empresarial según el tamaño de las empresas

La situación del mercado de trabajo en la Argentina ha evidenciado un cambio de tendencia, con una sostenida destrucción de puestos de trabajo y expulsión de trabajadores experimentada desde el 10 de diciembre a esta parte. No obstante, esta dinámica no se ha dado de manera uniforme, sino que adoptó distinta intensidad de acuerdo al tamaño de la empresa empleadora.

Halcones y palomas

El dato económico de la última semana fue la nueva preocupación del Poder Ejecutivo por la inflación. El hecho importa especialmente por su impacto en el sostenimiento del eje del modelo: paritarias que consoliden el recorte de salarios producto de un año de inflación, con subas desatadas desde noviembre y que, según números del propio oficialismo, tocaron en enero un impresionante 4,1 por ciento. A ello se sumarán los aumentos de tarifas, un shock que comenzará a sentirse en marzo y cambiará los ánimos populares de la gran ciudad amarilla, la que vía medios concentrados define el clima mediático nacional.

Primeras señales de un gobierno neoliberal

Las recientes elecciones demostraron un fortalecimiento del sentir democrático de todo el pueblo argentino. Más allá de los apasionamientos propios de toda campaña electoral, cabe destacar la normalidad con que se han desarrollado los comicios y la transparencia garantizada por el Estado.

El resultado nos indica que la sociedad argentina está hoy representada por mitades. Aunque el escaso margen del ganador no es un dato adicional, lo cierto es que hay una nueva fuerza política de signo marcadamente contrapuesto al modelo actual, que iniciará una nueva etapa en la vida política nacional.