Poder económico y poder político en China

Jorge Molinero* (Especial para sitio IADE-RE) | Desafíos de la mesa de mando en la coyuntura del sistema chino.

 

El desafío de Jack Ma

El multimillonario Jack Ma es el cofundador (1999) y socio principal de Alibaba, que controla Ant Group  , una compañía financiera conocida por su aplicación de pagos digitales Alipay, con 700 millones de usuarios/mes. Adicionalmente Ant Group maneja inversiones en línea, seguros y préstamos al consumidor, un negocio de más de U$S 600 mil millones.

Este grupo creció meteóricamente incorporando tecnologías digitales, pasando Alibaba de las funciones propias de gran supermercado electrónico (incluidos Ali Express y Taobao) al estilo Amazon, a ser el principal actor en el sector financiero privado chino. Actualmente Ant controla más de la mitad del mercado de pagos móviles chinos. Hasta junio manejaba 2,15 billones de yuanes (333.000 millones de dólares) en préstamos para consumidores y pequeñas empresas, o 1/6 de lo que manejan sus más de 4.000 bancos comerciales. Ant tenía solo 16 mil millones de yuanes (U$S 2,5 mil millones) en capital autorizado, una proporción muy inferior sobre préstamos a la regla de Basilea. Pekín exige que aquellas instituciones financieras consideradas “demasiado grandes para quebrar” deben superar esas condiciones. Mientras su presencia no llegaba al nivel actual no había riesgos sistémicos, pero las alarmas amarillas pasaron a rojas cuando Jack Ma quiso presionar para avanzar sobre sectores financieros previamente controlados por bancos del Estado. 

"El Acuerdo de Basilea es más como un club para los ancianos", espetó Ma en un discurso en Shanghai en octubre, donde también calificó al sistema financiero chino como un "adolescente" que está mejor atendido por firmas tecnológicas innovadoras que pueden llevar la banca a poblaciones pobres y pequeñas empresas. Cruzó la raya. A los pocos días el Estado chino le impidió presentar la OPI   de Ant y Ma desaparece de la vida pública hasta su reciente reaparición, con tonos más conciliadores. Los medios han anunciado que Ant se transformará en una sociedad financiera de cartera, un banco comercial regulado, mucho más “aburrido” que las funciones financieras no controladas que lo hicieron crecer. Fuerte caída del valor de sus acciones. 

Las críticas del sector privado se centran en que mucha regulación socavaría el crecimiento económico que promueve el aumento de productividad del sector tecnológico. Pero lo que está en discusión no es el avance tecnológico sino la utilización de esa herramienta para el objetivo de largo plazo de China. No todos los sectores privados son lo mismo. Un exceso de oferta de automotores, celulares o lap top, no es lo mismo que una burbuja financiera. Bastante complicadas serían las consecuencias de un estallido en el sobredimensionado sector inmobiliario chino. Sin embargo, la concentración de empresas constructoras-inmobiliarias es muy inferior a las de los sectores tecnológicos (mayormente privados) y financieros (mayormente públicos).

> DESCARGAR ARTÍCULO COMPLETO

 

* Sociólogo (UBA 1967) y Economista Político (UBA 1970). Ex Profesor de Historia Económica (FCE UBA) / 05-03-2021.

Noticias relacionadas

Gabriel Merino, Julián Bilmes, Amanda Barrenengoa. Mientras transitamos el segundo año de la pandemia por COVID-19, la situación mundial se presenta...
Francisco A. Taiana. El 1º de julio de 2021, el Partido Comunista Chino (PCCh) ha cumplido sus primeros cien años. Este...

Compartir en