Países emergentes: polémica marxismo-institucionalismo

Sergio Ordóñez
En este trabajo se parte de la premisa de que el problema de la relación agencia-estructura o sujeto-estructura social resulta crucial para entender el momento actual del despliegue de la nueva fase de desarrollo o capitalismo del conocimiento, posterior a la reciente crisis global de 2007-2009, que expresa la contradicción entre el neoliberalismo, como proyección político-ideológica, y una nueva base tecnológico-productiva; así como la cuestión de la diferenciación de los países en desarrollo en “exitosos” y “retardatarios”. El institucionalismo y el marxismo de Gramsci han propuesto soluciones a la dicotomía agente-estructura bajo presupuestos teóricos muy diferentes tratando, el primero, de explicar la cuestión de la diferenciación de los países. Aquí se proporcionan elementos de una explicación alternativa, a partir de la solución gramsciana.

La problemática de la relación agencia-estructura o sujeto-estructura social ha acompañado el desarrollo de las ciencias sociales desde sus orígenes y remite, en última instancia, a la concepción de la sociedad y su desarrollo histórico, cuestión en la que han tendido a conformarse dos posturas contrapuestas: aquella que considera a las estructuras sociales como lo social-objetivo y, por tanto, una parte de la realidad social existente independientemente de la voluntad del sujeto social y que determina su praxis (como unidad de teoría y práctica); y aquella posición que las considera como resultado de la suma de las voluntades de los diversos individuos, en que son éstos, por el contrario, los que determinan a las estructuras sociales.

Noticias relacionadas

Jorge Katz. Las agendas de investigación y la producción académica de los economistas profesionales se ven...
Paula Klachco. El foro del pensamiento se constituye como un ámbito primordial para entretejer las variadas voces...

Compartir en