Un día en Lago Escondido, el km 0 del Estado paralelo

En el Lago Escondido, apropiado por el magnate inglés Joe Lewis, suceden reuniones entre miembros del poder judicial, mediático y político. Por primera vez un contingente de organizaciones sociales llegó a esa costa de la Patagonia argentina en reclamo de la apertura de un camino público, como la ley dictamina. Una crónica escrita por quienes profanaron el santuario del poder y acamparon un día en territorio invadido.