La importancia de las ideas propias sobre el desarrollo y la globalización

Aldo Ferrer
Hasta la crisis de 1930, el enfoque neoclásico prevaleciente en el “centro” del orden mundial fue el patrón de referencia de las ideas económicas en la periferia. Desde entonces y hasta el final del “periodo dorado” de la posguerra, la ortodoxia fue sustituida por el paradigma keynesiano y el “centro” abandonó su pretensión hegemónica sobre el pensamiento periférico. Fue en ese escenario de “vacío teórico” y de crisis del orden mundial que emergió en América Latina, bajo el liderazgo de Raúl Prebisch, el reclamo de una visión original y propia del desarrollo de nuestros países y de su inserción en el sistema internacional. La cepal difundió a escala regional y, aún más allá, la crítica a la relación centro-periferia, la propuesta industrialista y las nuevas responsabilidades del Estado.

Revista Problemas del Desarrollo Nº 173 - abril/junio 2013

Noticias relacionadas

Plan Fénix. Nuestra economía se ha caracterizado, en las últimas décadas, por su insuficiente tasa de inversi
Rolando Astarita. En la izquierda está muy extendida la tesis de la financiarización.

Compartir en