Drenaje de divisas y endeudamiento público externo. El balance de pagos argentino. 1992-2018

Damián Kennedy, Matías Sánchez


En la década de los 2000, en el marco del fuerte crecimiento de las reservas internacionales originadas en el balance comercial y de la renegociación de la deuda externa, la necesidad de recurrir nuevamente al endeudamiento público externo parecía haber desaparecido.

No obstante, el debate reapareció a comienzos de la década siguiente, consolidándose en el año 2016 una nueva fase de endeudamiento. En ese contexto, el presente artículo se propone analizar el papel general que han desempeñado el Sector Público y Privado en términos del aporte al ingreso/drenaje de divisas en la unidad del período 1992-primer semestre de 2018, identificando las etapas relevante. El principal resultado es que el crecimiento del endeudamiento público externo (más allá de sus propias necesidades) ha sido el sostén no sólo de la acumulación de reservas internacionales, sino también del déficit del Balance de Pagos del Sector Privado, tal como había ocurrido (aunque con menor velocidad) bajo el régimen de convertibilidad.

Como ha sido estudiado, en la década de 1990 el endeudamiento externo público desempeñó un papel fundamental para financiar tanto el déficit del Balance de Pagos del Sector Privado como la acumulación de reservas necesarias para el sostenimiento del régimen de convertibilidad (Iñigo Carrera, 1999; Damill, 2000). En efecto, producto de la incapacidad para continuar la expansión de la deuda pública externa, la convertibilidad concluyó con una crisis sin precedentes en la historia reciente del proceso de acumulación de capital nacional. En la década del 2000, en el marco de un fuerte crecimiento de las reservas internacionales originadas en el balance comercial, por un lado, y el proceso denominado “de desendeudamiento”, por el otro (sustentado sobre la renegociación de la deuda externa en 2005 y 2010 y la cancelación de pasivos con el Fondo Monetario Internacional -FMI- del año 2006), parecía haber desaparecido la necesidad de recurrir nuevamente al crédito externo. No obstante, ante la caída de reservas internacionales ocurrida entre los años 2011 y 2015, el debate reapareció en la discusión política nacional, concretándose en 2016 el comienzo de una nueva fase de endeudamiento (Manzanelli et al., 2016).

> DESCARGAR DOCUMENTO COMPLETO

Noticias relacionadas

UNDAV. La relación entre la crisis que está viviendo el país y el frente externo de la economía es directa...
Pedro Biscay. El margen de maniobra en materia de política monetaria se le acota al gobierno con el paso de los...

Compartir en