Adiós al G20, hola al BRICS+

Pepe Escobar


La cualidad redentora de un tenso G20 celebrado en Bali –que por lo demás fue gestionado con la encomiable gentileza de Indonesia– fue la de definir con nitidez hacia dónde soplan los vientos geopolíticos. Ello quedó plasmado en los dos momentos más destacados de la Cumbre: la esperada reunión presidencial entre China y Estados Unidos –que representa la relación bilateral más importante del siglo XXI– y la declaración final del G20.

El encuentro de tres horas y 30 minutos entre el Presidente chino Xi Jinping y su homólogo estadounidense Joe Biden –solicitado por la Casa Blanca– tuvo lugar en la residencia de la delegación china en Bali, y no en la sede del G20 en el lujoso Apurva Kempinski de Nusa Dua.

El Ministerio de Asuntos Exteriores chino expuso de forma concisa lo que realmente importaba. En concreto, Xi le dijo a Biden que la independencia de Taiwán está simplemente descartada. Xi también expresó su esperanza de que la OTAN, la UE y Estados Unidos entablen un «diálogo global» con Rusia. En lugar de la confrontación, el presidente chino optó por destacar las capas de interés común y la cooperación.

Biden, según los chinos, hizo varias puntualizaciones. Estados Unidos no busca una Nueva Guerra Fría; no apoya la «independencia de Taiwán»; no apoya las «dos Chinas» o «una China, un Taiwán»; no busca la «disociación» de China; y no quiere contener a Pekín. Sin embargo, el historial reciente muestra que Xi tiene pocas razones para tomar a Biden al pie de la letra. La declaración final del G20 (http://www.kremlin.ru/acts/news/69844) fue un asunto aún más confuso: el resultado de un arduo compromiso.

También podes leer:

Por mucho que el G20 se autodescriba como «el principal foro de cooperación económica mundial», comprometido a «abordar los principales desafíos económicos del mundo», el G7 dentro del G20 en Bali tuvo la cumbre secuestrada de facto por la guerra. Después de todo, la «guerra» recibe casi el doble de menciones en la declaración en comparación con la «alimentación».

El Occidente colectivo, incluido el Estado vasallo japonés, se empeñó en incluir en la declaración la guerra en Ucrania y sus «impactos económicos», especialmente la crisis alimentaria y energética. Pero sin ofrecer ni siquiera un matiz de contexto, relacionado con la expansión de la OTAN. Lo que importaba era culpar a Rusia… de todo.

El efecto Sur Global

Al anfitrión del G20 de este año, Indonesia, y al próximo anfitrión, India, les correspondió hacer gala de la cortesía y el consenso propios de Asia. Yakarta y Nueva Delhi se esforzaron mucho por encontrar una redacción que fuera aceptable tanto para Moscú como para Pekín. Es el efecto Sur Global (https://thecradle.co/Article/Columns/17132offering-global-south).

Sin embargo, China quería cambiar la redacción. Los Estados occidentales se opusieron, mientras que Rusia no revisó la redacción de última hora porque el ministro de Asuntos Exteriores, Sergei Lavrov, ya se había marchado. En el punto 3 de 52, la declaración «expresa su más profundo pesar por la agresión de la Federación Rusa contra Ucrania y exige la retirada completa e incondicional de las fuerzas armadas del territorio de Ucrania».

«Agresión rusa» es el mantra estándar de la OTAN, no compartido por prácticamente todo el Sur Global. La declaración establece una correlación directa entre la guerra y un descontextualizado «agravamiento de los problemas acuciantes de la economía mundial: ralentización del crecimiento económico, aumento de la inflación, interrupción de las cadenas de suministro, empeoramiento de la seguridad energética y alimentaria, aumento de los riesgos para la estabilidad financiera.»

En cuanto a este pasaje, no puede ser más evidente: «El uso o la amenaza del uso de armas nucleares es inadmisible. La resolución pacífica de los conflictos, los esfuerzos para hacer frente a las crisis, así como la diplomacia y el diálogo, son vitales. La era actual no debe ser la de la guerra».

Esto es irónico, dado que la OTAN y su departamento de relaciones públicas, la UE, «representada» por los eurócratas no elegidos de la Comisión Europea, no hacen «diplomacia y diálogo».

Fijados en la guerra

En cambio, Estados Unidos, que controla la OTAN, ha estado armando a Ucrania, desde marzo, con la friolera de 91.300 millones de dólares, incluyendo la última solicitud presidencial, este mes, de 37.700 millones de dólares (https://www.cnbc.com/2022/11/15/white-house-requests-37point7-billion-in-ukrainefunding-10-billion-for-covid.html). Eso resulta ser un 33% más que el gasto militar total (la cursiva es mía) de Rusia para 2022.

Una prueba adicional de que la Cumbre de Bali ha sido secuestrada por la «guerra» fue la reunión de emergencia, convocada por EE.UU., para debatir lo que terminó siendo la caída de un misil S-300 ucraniano en una granja polaca, y no el inicio de la Tercera Guerra Mundial (https://www.spikedonline.com/2022/11/16/do-the-western-media-want-world-war-3/) como algunos tabloides sugirieron histéricamente.

Resulta revelador que no hubiera absolutamente nadie del Sur Global en la reunión; la única nación asiática era el vasallo japonés, que forma parte del G7.

Para agravar el panorama, el siniestro maestro de Davos, Klaus Schwab, volvió a hacerse pasar por un villano de Bond en el foro empresarial del B20 (https://www.youtube.com/watch?v=u_vvq84X_rI), vendiendo su agenda del Gran Reajuste de «reconstruir el mundo» mediante pandemias, hambrunas, cambio climático, ciberataques y, por supuesto, guerras.

Por si esto no fuera lo suficientemente siniestro, Davos y su Foro Económico Mundial ordenan ahora a África –excluida por completo del G20– que pague 2,8 billones de dólares (https://www.weforum.org/agenda/2022/11/heres-how-leaders-close-climate-finance-gap/#:~:text=Between%20now%20and%202030%2C%20Africa,close%20the%20climate%20finance%20gap) para «cumplir con sus obligaciones» en virtud del Acuerdo de París para minimizar las emisiones de gases de efecto invernadero.

La desaparición del G20 tal y como lo conocemos

La grave fractura entre el Norte Global y el Sur Global, tan evidente en Bali, ya se había insinuado en Phnom Penh, cuando Camboya acogió la Cumbre de Asia Oriental el pasado fin de semana. Los 10 miembros de la ASEAN habían dejado muy claro que siguen sin estar dispuestos a seguir a Estados Unidos y al G7 en su demonización colectiva de Rusia y, en muchos aspectos, de China.

Los sudeste-asiáticos tampoco están precisamente entusiasmados con el IPEF (Marco Económico Indo-Pacífico) ideado por Estados Unidos, que será irrelevante para frenar el amplio comercio y la conectividad de China en el sudeste asiático.

Y la cosa se pone peor. El autodenominado «líder del mundo libre» rehúye (https://edition.cnn.com/2022/11/17/asia/apec-summit-china-xi-center-stage-intlhnk/index.html) la importantísima cumbre de la APEC (Cooperación Económica Asia Pacífico) que se celebrará en Bangkok esta semana.

Para culturas asiáticas muy sensibles y sofisticadas, esto se considera una afrenta. La APEC, creada en la década de 1990 para promover el comercio en la cuenca del Pacífico, se ocupa de los negocios serios de Asia-Pacífico, no de la militarización americanizada del «Indo-Pacífico». El desaire se produce después de que Biden cometiera un error al dirigirse al camboyano Hun Sen como «primer ministro de Colombia» (https://twitter.com/RNCResearch/status/1591405452155158528) en la cumbre de Phnom Penh.

Haciendo cola para unirse a los BRICS

Se puede decir que el G20 puede haberse sumido en un camino irremediable hacia la irrelevancia. Incluso antes de la actual oleada de cumbres en el Sudeste Asiático –en Phnom Penh, Bali y Bangkok–, Lavrov ya había dado señales de lo que vendrá después cuando señaló que «más de una docena de países» han solicitado su ingreso en el BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica). Irán, Argentina y Argelia han presentado formalmente su solicitud: Irán, junto con Rusia, India y China, ya forma parte del cuadrilátero euroasiático que realmente importa (https://www.presstv.ir/Detail/2022/11/15/692770/Russia,-India,-China,-Iran–theQuad-that-really-matters). Turquía, Arabia Saudí, Egipto y Afganistán están muy interesados en convertirse en miembros. Indonesia acaba de solicitarlo, en Bali. Y luego está la siguiente oleada: Kazajstán, Emiratos Árabes Unidos, Tailandia, Nigeria, Senegal y Nicaragua. Es fundamental tener en cuenta que todos ellos enviaron a sus ministros de Finanzas a un diálogo de expansión de los BRICS en mayo. Una breve pero seria valoración de los candidatos revela una sorprendente unidad en la diversidad. El propio Lavrov señaló que los cinco BRICS actuales tardarán en analizar las inmensas implicaciones geopolíticas y geoeconómicas de expandirse hasta alcanzar prácticamente el tamaño del G20, y sin el colectivo occidental.

Lo que une a los candidatos por encima de todo es la posesión de enormes recursos naturales: petróleo y gas, metales preciosos, tierras raras, minerales raros, carbón, energía solar, madera, tierras agrícolas, pesca y agua dulce. Ese es el imperativo a la hora de diseñar una nueva moneda de reserva, basada en los recursos, que sustituya al dólar estadounidense.

Supongamos que esta nueva configuración del BRICS+ puede tardar hasta 2025 en ponerse en marcha. Esto representaría aproximadamente el 45% de las reservas mundiales de petróleo confirmadas y más del 60% de las reservas mundiales de gas confirmadas (y esto aumentará si la república del gas, Turkmenistán, se une al grupo). El PIB combinado –en cifras actuales– sería de unos 29,35 billones de dólares, mucho mayor que el de Estados Unidos (23 billones) y al menos el doble que el de la UE (14,5 billones, y en descenso).

En la actualidad, los BRICS representan el 40% de la población mundial y el 25% del PIB. El BRICS+ reuniría a 4.257 millones de personas: más del 50% de la población mundial actual.

 

El viejo topo - 22 de noviembre de 2022

Noticias relacionadas

Jorge Molinero (Especial para sitio IADE-RE) | Recientemente se llevó a cabo el 20 Congreso del...
Guillermo Cieza. La portavoz de la Casa Blanca Jen Psaki, confirmó en rueda de prensa la reunión sostenida el...

Compartir en