Un poderoso banco acuerda con Bolivia

Es el grupo financiero BBVA. Le devolverá las acciones petroleras al Estado boliviano. Fuente: Clarín

El grupo financiero BBVA, uno de los más poderosos de España y Europa, anunció ayer que entregará al Estado boliviano las acciones de empresas petroleras que gestionan en Fondos de Pensiones. El domingo pasado, el gobierno de Evo Morales dio un plazo de tres días al BBVA español y al suizo Zurich para que entregaran "a título gratuito" los títulos de tres petroleras nacionalizadas que tienen en su poder o de lo contrario las filiales de esas empresas en Bolivia serían intervenidas. El consorcio suizo también declaró que cumplirá con la exigencia.

El BBVA descartó que fuera a interponer demandas judiciales. El gobierno español había adoptado una posición enérgica ante la decisión de Bolivia. El vicepresidente y Ministro de Economía, Pedro Solbes señaló que "tomarle al BBVA parte de sus activos y no efectuar ninguna compensación obviamente es inaceptable. O hay seguridad jurídica o es muy difícil que las cosas al final terminen bien".

Estas declaraciones fueron de inmediato respondidas por el presidente boliviano, quién aseguró: "no hay nada que indemnizar. No estamos expropiando a nadie, sólo recuperando lo que corresponde al pueblo de Bolivia"

Fuentes del BBVA en Madrid indicaron que desean seguridad jurídica en estos trámites ya que el decreto del gobierno boliviano "no tendría la validez necesaria y esto puede derivar en que en el futuro le sea reclamado el pago de un bono que se hacía a los mayores de 65 años con las utilidades de las acciones".

Informaciones provenientes de Bolivia indican que las acciones en poder de Fondos de Pensiones controlados por el BBVA y Zurich deben ser traspasadas a Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) para que pueda asumir el control de la empresa Chaco. Esta compañía está controlada por la Panamerican Energy, en donde la británico British Petroleum detenta del 60% de los títulos y el consorcio argentino Bridas el 40%.

En cuanto a las empresas Andina, administrada por la hispano argentina Repsol-YPF, los bolivianos tienen el 48% de las acciones. En Transredes y Chaco, Bolivia posee el 34% y la mayoría la controlan la anglo holandesa Shell y la Norteamérica Prisma Energy.

El gobierno presidido por Evo Morales, después del decreto de nacionalización de los hidrocarburos, quiere asegurarse que en las compañías nacionalizadas, la mitad más uno del paquete accionario esté en poder de YPFB.

También tuvo repercusión en España la decisión del gobierno boliviano de revisar el contrato de concesión de la empresa SABSA que controla la gestión de los aeropuertos de El Alto, (La Paz), Cochabamba y Santa Cruz. Así lo exigían los sindicatos que efectuaron una huelga para pedir la revisión de la concesión realizada en 1997. Esta empresa es filial de las españolas Aena y Abertis. El consejero delegado de esta última compañía, Salvador Alemany, señaló que no tienen interés en abandonar Bolivia.