Sobre la revolución de 1905

Vladimir Ilich Lenin

 

Hace cien años, el mismo día que Lenin dio esta conferencia ante un grupo de jóvenes socialistas suizos en Zurich, dónde se encontraba exiliado, en el aniversario del inicio de la Revolución rusa de 1905, miles de trabajadores rusos se pusieron en huelga para conmemorar el “Domingo Sangriento” en medio del estado de excepción impuesto por el Imperio zarista por los desastres militares de la I Guerra Mundial.

No habían llegado todavía noticias de Rusia, y poco podía sospechar Lenin –volcado en la defensa ideológica de las tesis de Zimmerwald contra la guerra imperialista-, que la huelga se extendería como un incendio, que un mes más tarde estallaría la Revolución democrática ante el anuncio del racionamiento de víveres en Petrogrado y Moscú y que en menos de dos meses los gobiernos del Reino Unido y la República francesa reconocerían al Gobierno provisional ruso, lo que provocaría la abdicación del Zar Nicolás II en su hermano Miguel, que exigió para aceptar la corona zarista la convocatoria de una Asamblea Constituyente.

Lenin no volvería a Rusia hasta el 3 de abril del antiguo calendario juliano, en un tren sellado y tras negociar con el Estado Mayor alemán el cruce de las fronteras con un séquito de 31 bolcheviques. Llega a la estación de Finlandia de Petrogrado, donde pronunciará a pie de tren su famosa arenga de dos horas, recogiendo las ideas de sus Cartas desde Lejos, que se transformarían despues en Las Tesis de Abril.

Su charla sobre la Revolución de 1905 es el último texto que recoge el primer volumen de los tres de las obras escogidas de Lenin, dedicado a sus escritos anteriores a la Revolución de 1917. Su interés, por tanto, es que resume la hipótesis estratégica de la Revolución en el Imperio zarista de la socialdemocracia revolucionaria (y en este sentido es interesante compararlo con el artículo escrito por Trotsky con el mismo motivo), a pesar de que Lenin no esperase “ver las batallas decisivas de esa revolución futura”.

> CONTINUAR LEYENDO Y DESCARGAR TEXTO COMPLETO

 

Sinpermiso - 4 de enero de 2017