Por un año saludable, de bienestar y solidaridad

Se termina este 2020 atípico, impregnado por la pandemia a escala mundial. El año en el que también celebramos los 50 años de Realidad Económica, nuestra querida revista que continúa atravesando los grandes acontecimientos que surcan al país y a la región.

Medio siglo de Realidad Económica es medio siglo de construcción de un pensamiento y una producción intelectual enfocada a elaborar herramientas promotoras del desarrollo “material y espiritual de la población”, como afirmaba el comentario editorial del primer número.

Un camino que comenzó en 1970 y que hoy sigue preservando su valioso legado  al tiempo que avanza en nuevos espacios de crecimiento. Todo ello ha sido posible gracias al  aporte de quienes construyeron los fuertes cimientos de la publicación -hombres y mujeres de gran empeño-  y del trabajo de quienes colaboraron y colaboran –de diversas maneras- con el devenir de la revista. Son muchos años y valiosas personas. Todas.

En tal sentido, manifestamos nuestro agradecimiento a autores, evaluadores, lectores, suscriptores, investigadores e instituciones que fortalecen Realidad Económica. También, agradecemos la presencia fundamental de los miembros de la Comisión Directiva del IADE y el Consejo Editorial de la revista. Un reconocimiento especial a los trabajadores y trabajadoras de la publicación y el IADE que, en las dificultades planteadas por el año pandémico, sustentan la estructura que hace posible a Realidad Económica y a su entidad editora.

El año que se avecina será un periodo de desafíos a nivel nacional. Un año en el que la necesidad de construir un país más justo tendrá que convertir la perspectiva en acciones efectivas. Desde IADE y la revista seguiremos cooperando en ese camino y, como siempre, continuaremos pensando la realidad para transformarla. Transformarla hacia una vida mejor para toda la ciudadanía del país y América Latina.

Nuestro sincero deseo de un año saludable, de bienestar y solidaridad.

Los invitamos a seguir acompañándonos.

***

Canto libre (Víctor Jara)

El verso es una paloma
que busca donde anidar,
estalla y abre sus alas
para volar y volar.
Mi canto es un canto libre
que se quiere regalar
a quien estreche su mano,
a quien quiera disparar.
Mi canto es una cadena
sin comienzo ni final,
y en cada eslabón se encuentra
el canto de los demás.
Sigamos cantando juntos
a toda la humanidad,
que el canto es una paloma
que vuela para alcanzar,
estalla y abre sus alas
para volar y volar.
Mi canto es un canto libre.

 

IADE-Realidad Económica / Diciembre 2020.

Noticias relacionadas

Ya salió una nueva edición de la revista de ciencias sociales. "Tierra, trabajo y capital para...
Guilermo Wierzba * y Javier Gortari **. Guilermo Wierzba

Compartir en