Polémico plan para regular a la prensa en Gran Bretaña

Un juez propuso crear un órgano independiente que controle a los medios; Cameron se opuso El informe sacudió a todos en Gran Bretaña: al gobierno, que sacó a relucir sus fracturas; a la prensa, que se mostró recelosa, y a las víctimas de los medios, que expresaron su satisfacción.

Tras meses de investigación y cientos de entrevistas, la comisión Leveson, creada a raíz del escándalo de las escuchas ilegales a personalidades y víctimas de crímenes por parte del desaparecido tabloide News of the World, recomendó ayer la creación de un nuevo órgano de autorregulación de la prensa británica, respaldado por ley.

Al presentar su informe de 2000 páginas ante la Cámara de los Comunes, el juez Brian Leveson, líder de la comisión, afirmó que parte de la prensa actuó en los últimos años como si no estuviera regida por un código de conducta. Para remediarlo, propuso un sistema destinado a promover estándares de calidad para los medios y proteger a las víctimas.

"Propongo una regulación independiente para la prensa organizada por la propia prensa, con un proceso de verificación estatutario para apoyar la libertad de expresión, proveer estabilidad y garantizar al público que este nuevo órgano es independiente y eficaz", explicó el reconocido magistrado británico.

Si bien Leveson alabó el papel que ejerce la prensa en Gran Bretaña, opinó que el actual sistema de autorregulación que tiene, a través de la Comisión de Quejas de la Policía (PCC, por sus siglas en inglés), "ha fallado", ya que algunos periódicos, en su implacable búsqueda de noticias sensacionalistas, protagonizaron conductas "vergonzosas" que "causaron estragos en las vidas de muchas personas inocentes".

"En una democracia, la prensa hace rendir cuentas al poder, pero [en estos años] los medios no aplicaron ese principio a ellos mismos", denunció el juez. Y concluyó: "La pelota vuelve a la cancha de los políticos: ahora ellos deben decidir quién vigila a los vigilantes".

La respuesta del primer ministro David Cameron, creador de la comisión Leveson, en julio de 2011, no tardó en llegar.

Apenas dos horas después de que hablara el juez, Cameron, que no está obligado a acatar las recomendaciones de la comisión, expresó sus "serias preocupaciones y dudas" ante la perspectiva de una ley para respaldar el nuevo órgano de autorregulación, lo que le augura un difícil futuro.

"Creo que debemos recelar de cualquier legislación que tenga el potencial de infringir la libertad de expresión y la libertad de prensa", dijo el conservador Cameron en su declaración ante el Parlamento, al que instó a pensar "muy cuidadosamente" antes de "inscribir elementos de la regulación de prensa en la ley del país".

Al defender una postura a favor de los medios, que también es respaldada por el ala conservadora de su partido, Cameron se arriesgó a que se produzca una verdadera crisis de coalición en su gobierno.

En un indicio de esa división gubernamental, el viceprimer ministro británico, el liberal demócrata Nick Clegg, realizó por primera vez una declaración separada de la de Cameron y, en contraposición a su aliado de gobierno, opinó que "hay que cambiar la ley para garantizar que un nuevo regulador actúe correctamente".

"Cambiar la ley es la única forma que nos da a todos la garantía de que el nuevo regulador no es independiente sólo durante unos pocos meses o años, sino que es independiente para siempre", afirmó.

En igual sentido se expresó el jefe de la oposición, el laborista Ed Miliband, que respaldó las propuestas del juez Leveson y se mostró a favor de promulgar una nueva legislación que establezca una instancia autorreguladora para la prensa.

Más cauteloso, por el contrario, fue Bob Satchwell, director ejecutivo de la Sociedad de Editores británica, que agrupa a cerca de 400 directores de medios de comunicación en el país, para quien una regulación "excesivamente detallada" representa un "peligro" para la libertad de expresión.

Por su parte, el grupo Hacked Off, que representó a parte de las víctimas de las escuchas telefónicas del clausurado dominical News of the World, propiedad del magnate de la prensa Rupert Murdoch, se mostró satisfecho por las recomendaciones del juez. "Damos la bienvenida a este informe tan completo y detallado. El juez condenó, con buen criterio, la conducta indignante que mantuvo la prensa los últimos años", afirmó la asociación en un comunicado.

El informe cierra la primera parte de la investigación de la comisión Leveson, que interrogó a cerca de más de 600 víctimas, la mitad en audiencias públicas y bajo juramento, y que tuvo un costo de 6,4 millones de dólares.

Un proyecto que divide a los británicos

La comisión Leveson elaboró un informe sobre los medios a raíz del escándalo de las escuchas

PRINCIPALES CONCLUSIONES DEL INFORME
La comisión es terminante sobre lo que considera una falta sistemática de ética.

· Reclama la creación de un nuevo organismo de regulación de prensa, con el respaldo de una legislación libre de influencias de empresarios y políticos

· Acusa a los medios de comunicación británicos de haber "sembrado el caos en las vidas de personas inocentes" durante varias décadas

· Exige proteger los derechos de las víctimas de los abusos de los medios y de las personas que denuncian determinadas actuaciones de la prensa

· Cuestiona la relación que mantuvieron los políticos y los periodistas británicos durante los últimos 20 años, una relación que califica de "dañina"

· Critica al número dos de la policía metropolitana de Londres, John Yates, que renunció por el escándalo de las escuchas de News of the World.

· Atribuye a la prensa no haberse autorregulado adecuadamente, ya que por perseguir una noticia actuaron "como si tuvieran sus propios códigos"

CÓMO SE EJERCERÍA LA REGULACIÓN PROPUESTA
Se crearía un órgano destinado a promover estándares de calidad

· Sanciones
El nuevo organismo regulador debería tener el poder de exigir correcciones importantes a los medios en caso de faltas y de imponer multas de hasta un millón de libras (1,6 millones de dólares)

· Integrantes
Los integrantes de esta nueva institución de alcance legal y ético deberían ser miembros del público, incluso ex periodistas y académicos, pero no directores de medios de prensa en ejercicio.

· Supervisión
Ni el gobierno ni los políticos deberían tener ninguna injerencia en las decisiones del futuro ente regulador, que sería supervisado por la agencia que regula las telecomunicaciones, Ofcom.

DIFERENCIAS EN LA COALICIÓN DE GOBIERNO
La propuesta enfrenta a los tories y a sus aliados del Partido Liberal Demócrata

· El premier expresó sus serias dudas a la idea de regular los medios, un revés a la investigación que él mismo encargó tras un escándalo de escuchas telefónicas.

· Su actitud sería bien vista en la prensa, pero crearía dudas en su coalición de gobierno acerca de si tiene el coraje de enfrentar a magnates como Rupert Murdoch.

· Clegg, líder del Partido Liberal Demócrata, disintió públicamente con Cameron y expresó su apoyo

DIXIT

· "Tengo serias preocupaciones y dudas. El peligro es que esto cree un vehículo para que los políticos de hoy, o en el futuro, impongan regulaciones y obligaciones a la prensa" (Cameron)

· "Cambiar la ley es la única forma que nos da a todos la garantía de que el nuevo regulador no es independiente sólo durante unos pocos meses o años" (Clegg)

LOS CASOS QUE MOTIVARON LA INVESTIGACIÓN
La violación de la privacidad fue la mayor fuente de denuncias por abusos

· MILLY DOWLER
Teléfono intervenido
El diario News of the World hackeó el celular de una chica de 13 años secuestrada y los de sus padres

· HUGH GRANT
Historia clínica
La prensa publicó detalles de su historia clínica en el sanatorio donde debió ser atendido de urgencia

· J.K. ROWLING
Bajo observación
A la autora de Harry Potter un periodista le mandó una carta colocada en la mochila de su hija

· R. MURDOCH
El zar de los medios
Entre los medios de su propiedad estaba News of the World, responsable de miles de escuchas ilegales

La Nación - 30 de noviembre de 2012