Peligran los bosques tropicales

Redacción BBC Mundo

La mayor parte de los bosques tropicales del mundo sigue en grave riesgo y sólo 5% es protegido de manera adecuada, destaca un nuevo estudio.

Un informe de la Organización Internacional de las Maderas Tropicales (OIMT) asegura que cada año, 12 millones de hectáreas de los bosques son utilizadas para la agricultura y otros proyectos de desarrollo.

Los bosques tropicales quedarán destruidos a menos de que mejore su administración, agrega el estudio sobre la situación de los bosques en 33 de los países miembros de la organización.

"Es evidente que la seguridad de la mayoría de los bosques tropicales sigue en grave riesgo", declaró en un comunicado Manoel Sobral Filho, director ejecutivo de la OIMT.

A su juicio, eso demuestra "un desconocimiento colectivo del hecho que los bosques pueden producir un valor económico considerable sin necesidad de destruirlos".

No obstante, el informe de la OIMT destaca que ha aumentado la superficie de bosques tropicales bajo un ordenamiento forestal sostenible de un millón de hectáreas en 1988 a por lo menos 36 millones de hectáreas en 2005.

En el mundo se experimenta una tendencia "casi universal hacia la aplicación de nuevas leyes y reglamentos forestales y la reorganización de los departamentos encargados de los bosques".

Bosques latinoamericanos
Según el estudio de la OIMT, en América Latina y el Caribe "no hay una señal clara de que se halla reducido la deforestación", expresó a la agencia de noticias EFE, el autor del informe sobre la región, Jorgen Blaser.

Sin embargo, destacó que la región ha progresado en los últimos años en cuanto a la protección de sus bosques tropicales.
"Una de las observaciones más importantes es que Latinoamérica tiene buenos resultados en comparación con los demás países del mundo y cuenta con nuevas leyes sobre el tema", dijo Blaser.

El estudio de la OIMT encontró que en América Latina se han destinado 185 millones de hectáreas de bosques tropicales a la producción de madera y otro bienes.

Unas 351 millones de hectáreas se encuentran en zonas protegidas donde se prohíbe la tala, afirma el estudio.
Blaser aseguró que el país con más problemas para administrar sus bosques es Brasil, debido a lo vasto de sus zonas selváticas.