Para la vida

León Gieco
Estoy aquí sentado debajo del pequeño sol el que nos vio águila y también gorrión. Qué hacer con el silencio cuando la cabeza estalla, cómo parar la impotencia de no poder hacer nada. Por qué querer matar a tus hijos es para que duela años la sangre ayer por no querer a la Patria y ahora por quererla demasiado.

Leyes viejas, más genocidas
mal presagio para la vida.

Con la luz llena de sombras y con el sol en sufrimiento
volví a mi casa de rodillas y aquí mis amigos muertos.

En un país enfermo, todas las cartas sobre la mesa
jugamos juegos perversos entre fútbol y guerra.

Sangre de gloria, odio contra amor
dioses y bestias, locura y dolor
abriré las puertas de este vacío
porque el destino me lanzó hacia arriba.

Leyes viejas, más genocidas
mal presagio para la vida.

Insistiré con un mar de rosas
y construiré sobre cenizas.
Tendré un nuevo sueño en mis manos
y lucharé para que sea justicia.

Las mejillas de mis hijos en mis labios
y encontraré en sus ojos un nuevo descanso.

Leyes viejas, más genocidas
mal presagio para la vida.

Leyes viejas, más genocidas
mal presagio para la vida.