Multa récord a un banco en EE.UU.

El segundo banco más grande de Estados Unidos deberá pagar la sanción económica más alta jamás impuesta a una entidad financiera del país. Así lo anunció ayer el Departamento de Justicia de Estados Unidos, tras llegar a un acuerdo con el Bank of America para el pago de una multa de 16.500 millones de dólares por su papel en la comercialización y venta de activos financieros respaldados por hipotecas basura que desembocaron en la aguda crisis económica de 2008.

El arreglo, cuya cifra equivale a los beneficios de Bank of America obtenidos en los últimos tres años, obliga al banco a pagar punitorios por cerca de 7000 millones de dólares en efectivo y proporcionar miles de millones de dólares en exoneraciones a los dueños de viviendas que así lo requieran.

La entidad financiera aseguró que sólo los pagos en efectivo sumarán 9650 millones de dólares y dijo que el acuerdo tendrá un impacto negativo de 5300 millones de dólares en sus cuentas del tercer trimestre, aproximadamente 0,43 dólares por acción.

"Esta histórica resolución, la más alta de la que se tenga registro, va más allá del costo de hacer negocios. Es apropiada dados el tamaño y el alcance de los delitos cometidos por el banco", indicó Eric Holder, fiscal general de Estados Unidos, en rueda de prensa.

"Creemos que este acuerdo, que soluciona significativas exposiciones pendientes relacionadas con activos hipotecarios, es el mejor para los intereses de los accionistas y nos permite continuar enfocados en el futuro", afirmó Brian Moynihan, el director ejecutivo de Bank of America, en un comunicado.

En tanto, el Departamento de Justicia consideró que la importancia de este acuerdo no radica sólo en la cuantía de la multa, sino que además "ayuda a rectificar el daño causado por la conducta del banco". "Esta medida podría beneficiar a cientos de miles de estadounidenses que todavía están luchando por salir de la crisis financiera", agregó.

Por su parte, el fiscal general adjunto, Tony West, comparó la venta de "hipotecas basura" con "ir a la tienda a comprar leche que está anunciada como fresca para luego descubrir que los empleados de la tienda sabían que lo que usted estaba comprando se había quedado todo el día anterior en la zona de carga sin refrigerar y nunca se lo dijeron".

"Al igual que usted se llevaría una desagradable sorpresa al llegar a casa y servirse un vaso de esa leche, los inversores se encontraron con miles de millones de dólares en pérdidas cuando estas inversiones en valores se arruinaron", añadió West.

El acuerdo civil se produce después de meses de negociaciones entre el Departamento de Justicia y la entidad financiera y descarta sanciones penales para los ejecutivos del banco.

La sanción se suma a otras similares acordadas con gigantes financieros estadounidenses por parte del gobierno.

En julio, Citigroup acordó el pago de 7000 millones de dólares, y a finales del año pasado se alcanzó un acuerdo parecido con JP Morgan por 13.000 millones de dólares, también por sus malas prácticas hipotecarias.

Pero el monto de 16.500 millones de dólares a los que la entidad financiera deberá hacer frente eclipsa los pagos realizados anteriormente en casos similares.

La Nación - 22 de agosto de 2014