La llegada del FMI y la motivación por “acelerar el ajuste”: ¿dónde van a recortar?

Nicolás Hernan Zeolla, Alex Kodric


En el marco de las negociaciones por un acuerdo stand-by con el FMI, apareció en la voz del presidente la necesidad de “acelerar el ajuste fiscal”. En este documento se analizan distintos escenarios hipotéticos respecto a las opciones del gobierno en el caso de que se comprometa a cumplir una reducción del déficit fiscal.

En concreto, se plantean cuatro escenarios: dos de deficit financiero cero, uno de deficit primario cero –que cumple con el requisito sugerido por el FMI de ajustar 200.000 millones de pesos- y un último de mantener todo como esta. Se toman como puntos de referencia temporal lo que resta del año actual y el venidero. Considerando que se mantengan los mismos impuestos y el pago de los intereses de deuda, en ninguno de los escenarios es posible lograr un déficit cero sin mediar una caída real del poder adquisitivo de las jubilaciones, pensiones, AUH y salarios de la administración pública; una significativa caída en la obra pública y los subsidios de tarifas. De modo que el objetivo de déficit cero trae consigo un elevado costo social. La situación alternativa parece ser, una convergencia a un déficit primario más equilibrado y el refinanciamiento del déficit financiero con mayor endeudamiento. La consecuencia directa de ello es la mayor dependencia de la observación del FMI. Sin embargo, no es que el FMI le vaya a pedir a Macri algo que este no estaba dispuesto a hacer de antemano. Sino que la llegada del FMI aparece como la garantía de lograr un “Estado más chico” con la excusa de una mayor “disciplina fiscal”.

Pasado el vencimiento de LEBAC, y mientras todavía nos debatimos sobre si la turbulencia cambiaria terminó o solo se tomó un respiro, el gobierno buscó retomar la iniciativa económica. Y en el marco de las negociaciones por un acuerdo stand-by con el FMI, apareció en la voz del presidente la necesidad de “acelerar el ajuste fiscal”. De modo que ahora todo pasa por instalar entre la población un nuevo consenso a partir del cual resulta inevitable acelerar aún más la reducción del gasto y profundizar el ajuste.

> CONTINUAR LEYENDO Y DESCARGAR INFORME COMPLETO

 

Observatorio de Coyuntura Económica y Financiera (CCC) - mayo de 2018