Analgésicos para todos y todas

Patricia Bullrich sonríe y muestra ante las cámaras un cartel en el que se destaca en rojo la cifra “1,52 por ciento”. Ese número fue el resultado, para octubre de 2015, del Índice de Precios al Consumidor “Congreso” que, según la entonces oposición, ponderaba un promedio de datos de consultoras privadas. Detrás de Bullrich, se lo ve a Federico Sturzenegger junto a otras y otros legisladores. Fue la puesta en escena de los entonces diputados opositores, de lo que consideraban una situación de inflación descontrolada. 

¿Estalla?

Ni siquiera el gobierno puede negar el deterioro socioeconómico. Tras un 2017 que todavía permitía imaginar alguna recuperación, hoy todas, absolutamente todas las variables se alinean en contra: crecimiento (cayó 6,7 por ciento en junio), desempleo (pasó de 7,2 a fin del año pasado a 9,1 en la última medición), salario real (se estima un deterioro de entre 3 y 10 por ciento este año), actividad industrial (disminuyó 7,5 en junio, profundizando el desplome), inflación (se calcula entre 35 y 40 por ciento hasta fin de año) y pobreza (volvió a aumentar) (1).

Paritarias e inflación: seguir pulverizando el salario real de los trabajadores

La segunda mitad del gobierno de Mauricio Macri se inauguró el 28 de diciembre de 2017, cuando los Ministros de Hacienda y Finanzas -Dujovne y Caputo-, el Presidente del BCRA Sturzenegger y el Jefe de Gabinete Peña, anunciaron un avieso recrudecimiento de la política económica en contra del poder adquisitivo de las mayorías populares en la Argentina. Una temporada de aumentos que reduce con ritmo diario la capacidad de consumo de trabajadores y jubilados, arrinconando a los hogares y restándoles medios de vida.

La disyuntiva entre ajustar y crecer

 

El impulso al crecimiento del pasado año electoral afronta la prueba de un año par que, de 2012 en adelante, se caracterizan por caídas en el nivel de actividad económica con aceleración de la inflación. El freno a la obra pública con su impacto multiplicador negativo y la suba del dólar (o las restricciones a su acceso bajo la gestión anterior) eran las formas de frenar la actividad económica.

Descalibrados

 

El saldo concreto en la cuestión económica de la conferencia de prensa que lideró Marcos Peña fue el reconocimiento del fracaso oficial en materia inflacionaria. La modificación de las metas anunciada por Nicolás Dujovne, en teoría definidas por el Banco Central aunque anunciadas por el Poder Ejecutivo, un día después de la aprobación del Presupuesto 2018 que tiene anotada otra previsión de la tasa de inflación, es una derrota conceptual y política para el hoy devaluado presidente del Banco Central, Federico Sturzenegger.