Inauguración del Polo Científico de Palermo

Alejandro Rofman
En el día de hoy asistí a una convocatoria que me llenó de alegría y reconocimiento como pocas veces antes en mi vida y deseo compartir ese sentimiento con ustedes. La Presidenta de la República inauguró el Polo Científico y Tecnológico del CONICET y del Ministerio de y Ciencia Tecnología en el barrio de Palermo, en los terrenos donde antes había un enorme depósito de la ex bodega Giol, en Paraguay y Godoy Cruz.

Los imponentes edificios que hoy se inauguraron corresponden a la estructura edilicia que reúne centros de investigación nacionales e internacionales, hermoso salón de actos, museo de la Ciencia interactivo y las sedes centrales del CONICET y el Ministerio de Ciencia y Tecnología Es el complejo edilicio sobre investigación científica más grande de América Latina.
La institución estatal que integro- el CONICET- que en los últimos diez años triplicó su base de becarios de investigación y duplicó el número de investigadores científicos tiene así un espacio operativo de última generación con bibliotecas, salas de reuniones, laboratorios y espacios institucionales de estudios nunca antes reunidos en esa magnitud en nuestro país Tal hecho me llenó de orgullo y satisfacción a quien como yo ingresó a la institución como simple becario en 1961 y hoy detento la posición de Investigador Principal un escalón inferior al rango máximo He sido testigo desde 1961 de la evolución de esa institución, la más importante y significativa del país en la concentración del saber científico (salvo en el periodo en que me tuve que exiliar entre 1976 y 1979 para no ser objeto de represión por las Fuerzas Armadas) Constituye un ámbito que me ha dado enormes satisfacciones y las ha proporcionado a todo el país, en especial desde el año 2003,donde el Estado nacional la apoyó como nunca antes. En realidad me parece un sueño luego del exilio y de la época de los 90 (en que el nivel de actividad se redujo al mínimo) participar activamente en un centro dependiente del CONICET. Desde hace 12 años el empuje que le dio el gobierno nacional es inédito y nunca creí que eso iba a ocurrir y me siento maravillado con el Polo hoy inaugurado, signo de la gran importancia que el desarrollo de la Ciencia ha asumido el actual gobierno nacional, que se merece esta mención. Confío en que se habrá de mantener e incrementar en el futuro la actividad del CONICET y el consiguiente respaldo pese a algunas declaraciones descalificadores de la ciencia argentina que se han escuchado últimamente.