FMI: La “tablanda” del dólar un fracaso inminente

Ernesto Mattos


Tal película, que muchos podrán decir: ya la vi, pasa algo similar con el FMI, parece el retorno del Rey (o la Reina). El famoso artículo IV hace de las suyas en la región, brevemente queremos comentar como llegamos acá y si esto va a funcionar.

Primero una razón particular por lo cual esto debería funcionar y es que Christine Lagarde tiene otras aspiraciones que permanecer en la silla del FMI representando los intereses de las empresas estadounidenses y europeas; aspiraciones como acceder al Banco Central Europeo, por lo tanto, ¿Por qué haría esta apuesta de financiamiento hacia la economía argentina si no creería que no funcionaría? Se pasó de un acuerdo por 50.000 millones de dólares a 57100 millones de dólares.

En otro escenario paralelo, un nuevo presidente del banco central estudioso de los defaults soberanos según la UTDT ¿Será una señal de lo que viene? Y ¿Por eso precisamos a los mejores?

La segunda razón tiene que ver con una cuestión geopolítica en la región suramericana. Con este acuerdo re-negociado uno podría ponerse a describir el simbolismo del anuncio y el lugar donde se realizó la pregunta es si ¿Alcanzaran estos 57.100 millones de dólares hasta diciembre de 2019 y poder entregar el país con niveles de deuda sobre el PIB bajos como fue el 2015? Lo que sí sabemos es que lo único que tuvo que hacer para conseguir esa ampliación del acuerdo fue decir que Denunciaría a Venezuela ante la corte penal internacional por las violaciones a los derechos humanos, en la sesión de la ONU. Por 7.100 millones de dólares, esto lo realizará junto con Colombia, Chile, Perú y Paraguay ¿No nos estaremos complicando en el plano diplomático?

Ahora pasemos al contexto: se fue Toto Caputo sin pedir permiso y el Sandleris cree que el problema inflacionario es una cuestión monetaria; no cambio nada y como dijo Forbes esto es el Titanic Buenos Aires .

La propuesta de bandas cambiarias pueden estar y se verá en el tiempo su efecto pero el problema no es ese; sino la demanda de dólares. El contexto es recesivo. Dónde las personas ahorran en dólares ante el nivel inflacionario actual, encima le ofrecen un cronograma de depreciación ¿Una especie de tablita Martinez de Hoz? pero en los tiempos del Instagram o como diría Mondino, L., economista de la city, es una “Tablanda”, depreciación anunciada entre bandas, mes a mes, que sólo favorece a un sector ¿Cuál? los exportadores, que cuando el tipo de cambio llegue a $60 por dólar habrán logrado reducir el derecho de exportación a niveles antes de la modificación de retención de 4 pesos por dólar.

En lo que resta del 2018 y el 2019 se deben pagar unos 50.000 millones de dólares en capital e intereses y si sumamos el déficit comercial, la fuga de capitales y el giro de utilidades y dividendos los números no cierran. El ejecutivo y el mejor equipo de los últimos 50 años que iba a resolver los problemas de hace 70 años pusieron cuatro pilares desde el inicio de su gestión: libre compra de dólares, libre movilidades de capitales, desregular el comercio exterior y libre liquidación de divisas por los exportadores cuando lo decidan. Estas cuatro medidas desangraron a la economía nacional en recurso que se fueron y se están yendo, entonces ¿Para qué sirve firmar un acuerdo que te condiciona ahora y a futuro, porque el mercado ya no te financia, para que siga desangrándose los recursos hacia el exterior e incrementar el endeudamiento?  

Otras razones por las cuales se ve tormenta “permanente” hasta “diciembre 2019” es que los números de los cuatro pilares son: el acumulado por el saldo comercial dio un déficit comercial de 12.507 millones de dólares, con déficit comercial en los primero siete meses de 2018 de 5.800 millones de dólares; el giro de utilidades y dividendo desde 2016 a 2018 (enero a julio) suman unos 6.156 millones de dólares; en el mismo periodo el ingreso de capitales (productivos más especulativos, sin tener en cuenta los egresos) sumaron 32.044 millones de dólares según Estudios Sectoriales Económicos del Centro Cultural de la Cooperación, de ese total el 80% son especulativos, la corrida cambiaria comenzó cuando esta masa de dinero comenzó a salir a partir de abril del corriente, se fueron unos 3.500 millones de dólares, el 10%, o sea que puede haber otra corrida por parte de estos fondos, entonces ¿Se resolvió la cuestión de fondo? No, pero sumemos otro dato que es la fuga de capitales que en los primeros ocho  meses acumula una salida de 22.050 millones de dólares, el equivalente a todo el 2017 ¿Este drenaje de recursos está contemplado en el acuerdo del FMI con los intereses que hay pagar?

Sin embargo no queremos dejar afuera un detalle de este retorno del FMI a la Argentina poniendo un ejemplo, Haití, país en el cual el FMI recomendó Bajo el SMP (Acuerdo), la política fiscal se enfocará en movilizar los ingresos presupuestarios nacionales para dejar espacio a los necesarios incrementos en la inversión pública, especialmente con respecto a la reconstrucción de los efectos del huracán Matthew y las inversiones en salud, educación y servicios sociales. Esto se logrará en parte mediante la eliminación de subsidios excesivos, incluidos los subsidios a la venta minorista de combustibles. Fundamentalmente, estas acciones irán acompañadas de medidas de mitigación para proteger a los más vulnerables. El SMP también reconoce que para proporcionar los recursos para aumentar la inversión pública y aumentar el crecimiento económico en el mediano plazo, es vital poner fin a las grandes pérdidas derivadas de las operaciones de la empresa pública de electricidad EDH, que en los últimos años han sido responsable de aproximadamente la mitad del déficit del sector público. Por estas últimas razones vemos muy difícil que el acuerdo con el FMI solucione los problemas de la economía en este contexto.

 

El Cronista - 29 de septiembre de 2018