Documento de Trabajo Nº 49

CEFID-AR

 

 

Luego de la fuerte caída de la economía argentina en 2001 que concluyó con la declaración de cesación de pagos de su deuda externa en diciembre de ese año, el gobierno como parte del proceso de recuperación de su economía ofreció en el 2005 una apertura de canje de su deuda en default buscando normalizar su situación.

La reestructuración resultó exitosa, por un lado, por la quita de capital y la ampliación de los plazos que se acordaron, por otro, por el grado de adhesión que se obtuvo, que luego se amplió en el año 2010 al reabrirse el canje logrando la participación de más del 91% del total de acreedores elegibles. El 9% restante que no ingresó a la negociación, son bonos que se encuentran en manos de inversionistas particulares, holdouts y fondos buitre que esperaron la restructuración para rechazarla e iniciar acciones judiciales en reclamo del pago completo de esos títulos.

Así es justamente como operan los fondos buitre, que son fondos de capital de alto riesgo que compran deliberadamente títulos de deuda de economías débiles o a punto de colapsar a precios muy bajos para luego reclamar por la vía judicial el valor total de esos bonos más los intereses devengados. Cabe aclarar, que no son lo mismo que los holdouts, quienes simplemente son tenedores de deuda que por distintas razones no aceptan las reestructuraciones sin especular con acciones legales.

Parte de esos juicios son los que está librando Argentina en la actualidad, que en este caso representan el 0,45% de la deuda defaulteada en 2001. Este conflicto se encuentra en boca de todos, puesto que tienen implicancias significativas a nivel mundial las resoluciones judiciales que las cortes norteamericanas adopten.

 

Documento de Trabajo Nº 49 - febrero de 2014