Documento de Trabajo Nº 37

CEFID-AR

 

A diez años del colapso del modelo de la convertibilidad, el grado de consolidación de un nuevo régimen económico es revelado por indicadores de la macroeconomía que permiten contrastar como opuestas las políticas que predominaron en el último cuarto del siglo pasado y las que se despliegan en esta etapa.

La sustentabilidad externa y fiscal de hoy es la contracara de la inconsistencia que esos flancos mostraran durante los “largos” noventa (1989-2001). El crecimiento acelerado actual es la inversa del estancamiento del producto per cápita en aquellos veinticinco años (1976-2001). Los avances en la redistribución del ingreso comienzan a revertir injusticias de ese pasado.

Los cambios operados no radican en una mera opción por un “modelo” macroeconómico distinto, sino en la adopción de un enfoque integral acerca de la política, la economía y la sociedad que ha significado una ruptura con las ideas del paradigma neoliberal. La recuperación de la fusión de lo económico y lo político reubicó la centralidad de la intervención pública en un primer plano, cuestión clave para un enfoque promotor de una democracia sustantiva y transformadora. El desplazamiento de las ideas que postularon al mercado como ordenador central de la vida productiva, permitió reconquistar para la política un lugar cualitativamente superior al de la mera tutela de lo “naturalmente” dado, que caracterizara la fase previa a la presente.

El despliegue de la política ha dado lugar a la identificación de la etapa actual como de “profundización de los cambios”. Este nombre remite tanto a la afirmación de lo existente y a las correcciones de gestión necesarias así como, también, a las transformaciones institucionales imprescindibles para fortalecer las reformas que -como la previsional- ya han sido acometidas, para poner en correspondencia leyes y reglamentaciones inadecuadas -todavía vigentes- con el perfil del patrón económico en curso.

 

Documento de Trabajo Nº 37 – Junio de 2011