Crisis del sistema-mundo

Katu Arkonada
“La multifacética crisis del sistema-mundo: Una mirada crítico-prospectiva a su impacto en Nuestra América” es el nombre del documento elaborado a partir del taller internacional realizado en la Ciudad de México, del 9 al 11 de marzo de 2015, con la participación de una veintena de intelectuales nacidos o actualmente residentes en países de América Latina y el Caribe.

Este encuentro fue convocado para analizar las superpuestas crisis que caracterizan al cada vez más globalizado sistema capitalista mundial, para a partir de ese análisis identificar y sintetizar los escenarios más probables en los que en el futuro relativamente cercano se desarrollarán las luchas de nuestros pueblos y naciones, así como de algunos gobiernos latinoamericanos y caribeños.

Bajo estos parámetros, el documento consta de dos partes, además de unas conclusiones finales. En la primera parte, denominada “Crisis del capitalismo y geopolítica del mundo multipolar”, se analiza la previsible profundización de la crisis financiera, económica, energética, alimentaria, ecológica, ambiental, ética, social, ideológica, cultural, en definitiva, política y civilizatoria, que caracteriza al sistema capitalista mundial desde hace varios lustros. Además, se repasa y se hace una prospectiva de los escenarios en los que se desenvolverán los diferentes actores del nuevo mundo multipolar, el grupo BRICS, con especial atención a China y Rusia, la Unión Europea y los Estados Unidos, desarrollando las estrategias contrarrevolucionarias del gobierno de este último país contra Nuestra América.

En la segunda parte, “Perspectivas de los movimientos populares y de los gobiernos posneoliberales de América Latina y el Caribe”, se arranca de la lectura de que ninguno de los escenarios sintetizados en la primera parte del documento está predeterminado. En tanto los campos de batalla entre los diferentes actores sociales y políticos, gubernamentales y no gubernamentales, hemisféricos o extra hemisféricos, sean heterogéneos, al tiempo que esos mismos actores pugnen entre sí por defender su cuota de poder o la razón de sus ideas e intereses, en esa misma medida crecerán las reacciones conservadoras y, como contraparte, la creatividad popular y la resistencia, dando lugar a la aparición de nuevos y muy diferentes escenarios. La apuesta por un escenario poscapitalista en el que se entienda el camino al socialismo como una transición civilizatoria pasa por debates en torno al poder, la conquista del Estado, el modelo de desarrollo y el cambio de matriz productiva de las economías latinoamericanas y caribeñas, además de la necesidad de liberarse de los tratados de libre comercio que se han venido implementando desde 1994 y la apuesta por una nueva arquitectura financiera internacional, así como la lucha contra el cambio climático y la apuesta en la lucha contra el capitalismo en crisis, a las que José Martí denominó “trincheras de ideas”.

Finalmente, el documento destaca el internacionalismo y el latinoamericanismo de los fundadores de la idea de la gran patria latinoamericana y caribeña, y de sus continuadores más cercanos, entre los cuales figuran, por el mérito de sus grandes aportes, los comandantes Fidel Castro Ruz y Hugo Chávez Frías. Además se apuesta por la unidad de acción de la gran diversidad de fuerzas sociales, políticas y culturales con capacidad de asumir y profundizar cada proceso transformador e impulsar nuevas y originales acciones que contribuyan a la construcción de una Patria Grande latinoamericana y caribeña, social y políticamente liberada.

Cabe resaltar que las reflexiones del taller fueron estimuladas por la ola de repudio que suscitó, sobre todo en América Latina y el Caribe, la orden presidencial emitida por Barack Obama el 9 de marzo en la que proclamó que la República Bolivariana de Venezuela constituía una “amenaza inusual y extraordinaria para la seguridad nacional y la política exterior de Estados Unidos”. De igual modo, fueron consideradas las repercusiones que esa injuria tuvo y tendrá en las negociaciones que se están desarrollando con vistas al restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre los gobiernos de Cuba y los Estados Unidos. Asimismo, las denuncias que se han formulado acerca de los acuerdos firmados entre los gobiernos de Barack Obama y Ollanta Humala, que posibilitarán el despliegue en territorio peruano de 3 500 militares estadounidenses antes de septiembre del presente año. Estos, al igual que otros pactos militares sobre “seguridad regional” existentes entre los gobiernos de EEUU y Colombia, constituyen una amenaza para otros estados suramericanos, en especial para el Estado Plurinacional de Bolivia y para la República de Ecuador.

Al ser un taller realizado en México, con el apoyo del Partido del Trabajo (PT), también estuvo impregnado de reflexiones acerca de la impunidad que rodea las masivas y sistemáticas violaciones a los más elementales derechos humanos que se producen en el país, incluida la sistemática utilización de torturas y las ejecuciones extrajudiciales perpetradas por los órganos represivos del Estado. En particular, se analizó la desaparición forzada de miles de personas en diferentes puntos de su territorio. Estas prácticas –evidenciadas en el caso de los 43 estudiantes normalistas de Ayotzinapa— constituyen una de las tantas expresiones de la “represión preventiva” desatada contra las comunidades, los pueblos originarios y los diversos movimientos sociales y políticos que luchan de manera descentralizada, generalmente descoordinada, contra las terribles consecuencias políticas, económico-sociales, ecológico-ambientales y culturales que han provocado las contrarreformas neoliberales en México y otros países de América Latina y el Caribe.

En este taller se dieron cita: Ángel Guerra (Cuba), Arantxa Tirado (Estado Español), Darío Salinas (Chile), Esteban Rivero (México), Fernando Sánchez Cuadros (Perú), Gilberto López y Rivas (México), Héctor Díaz-Polanco (México), John Saxe-Fernández (México), Jorge Casals (Cuba), Jorge Veraza (México), Josefina Morales (México), Katu Arkonada (País Vasco), Lila Molinier (Paraguay), Luis Suárez (Cuba), Marco Gandásegui (Panamá), Nayar López Castellanos (México), Omar González (Cuba), Raúl García Linera (Bolivia), Silvina Romano (Argentina), Tamara Barra (México).

El equipo de coordinación -conformado por Ángel Guerra, Katu Arkonada, Luis Suárez Salazar y Omar González- se encargó de la redacción de la versión final de este documento a partir de los contrastes que se hicieron con diversos partidos de la izquierda latinoamericana y caribeña, y los aportes que llegaron por escrito desde varios países.

A continuación y en el siguiente link se presenta el documento final con las principales conclusiones, que pretenden ser un insumo para el debate entre los partidos políticos, sindicatos, movimientos sociales e intelectuales de Nuestra América: http://www.iade.org.ar/uploads/c87bbfe5-8902-d159.pdf

América Latina en Movimiento (ALAI) - 3 de junio de 2015