Al superar a los desbalances de los años 1994 y 1998, el déficit comercial actual ya es el más grande de la historia económica argentina

UNDAV


La relación entre la crisis que está viviendo el país y el frente externo de la economía es directa.

El déficit ininterrumpido de la cuenta corriente es consecuencia de las dificultades para internalizar productivamente los flujos de capital en un modelo de liberalización, junto con el resto de las políticas económicas encaradas por la actual gestión de gobierno. En 2017 el rojo superó los 30.700 millones de dólares, un guarismo insostenible en el largo plazo. La sangría de divisas se debe, fundamentalmente a tres factores: los saldos negativos de las balanzas comerciales de bienes y de servicios, y las remesas por renta de inversión, donde se incluye el envío de ganancias de las empresas extranjeras y el pago de las utilidades de la deuda externa. En el último cuatrimestre de 2017 la proporción relativa del saldo negativo fue de 28,7%, 21,8% y 49,3% respectivamente.

La salida de divisas por el pago de intereses de la deuda externa y por la inversión extranjera directa son rubros que han crecido mucho respecto a la década pasada. Además, los intereses de las inversiones financieras se están transformando en un problema porque se trata de una variable que no depende de la actividad económica, es decir, no se puede ajustar por medio de una recesión, sino que son de comportamiento independiente.

Respecto de la balanza comercial, casi un tercio de la cuenta corriente, la profundización del saldo negativo se explica por varios factores. En primer lugar, la política de apertura de las importaciones que implicó el crecimiento exponencial de las compras externas de un grupo de bienes que otrora gozaban de protección. Entre ese grupo se destacan los textiles, electrónicos y electrodomésticos y los automóviles, sector en donde se excedió el Flex vigente para importar autos de Brasil. Asimismo, comenzaron a importarse bienes del rubro alimenticio frescos e industrializados que antes no tenían presencia en el mercado interno, y que poco a poco fueron ganado espacio en las góndolas.

> CONTINUAR LEYENDO Y DESCARGAR INFORME COMPLETO

 

Observatorio de Políticas Públicas (UNDAV) - junio de 2018