Deuda externa, cambio climático y soberanía

En su paso por Bariloche el ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible Juan Cabandié propuso “canjear deuda por acciones climáticas”, Idea que también promueve el presidente Alberto Fernández para la condonación de la deuda con el FMI tomada por el gobierno cambiemita de Mauricio Macri. ¿Es una salida posible al endeudamiento y desarrollo argentino? ¿Qué intereses están en juego? Lo analizamos en esta nota.

La deuda, un viento de cola convertido en huracán

La crisis que vivimos es producto del creciente resultado adverso en el sector externo, la política monetarista en materia de lucha contra la inflación y el desenfrenado ritmo de crecimiento de la deuda externa. Eso fue posible por el viento de cola generado por la una alianza con el capital financiero internacional que financió el desaguisado establecido en el poder. Esto parece haber llegado a su fin y el costo fue autoinflingirse una solución yendo al FMI. 

A 2 años: el balance de la gestión Macri

 

El balance de la primera mitad del gobierno de Cambiemos es contundente como para afirmar que se agravaron los desequilibrios macroeconómicos (principalmente en el sector externo), se avanzó en la redistribución del ingreso en detrimento de los sectores populares (en especial, por la caída del salario real y el empleo) y se consumió una buena parte del desendeudamiento alcanzado en el ciclo kirchnerista.

La economía argentina

 

El segundo año de gobierno de Mauricio Macri llega a su fin. Cerrado el ciclo electoral que impulsó al gobierno a abandonar momentáneamente su fe liberal y dar rienda al “populismo financiero” (dólar barato con apertura importadora financiado con endeudamiento externo, y cierto impulso al gasto público, especialmente en obras), parece haber llegado el tiempo de la “cirugía liberal”.