Chile: de los subterráneos al protagonismo, ¿ocaso del modelo neoliberal?

Raúl González * y Francisca Márquez **  (Especial para sitio IADE-RE) | "Un momento en que se abren posibilidades de dar saltos en varias dimensiones: la cuestión social y de un nuevo 'Estado Social', la cuestión democrática y las formas de ejercerla, la cuestión económica y las distintas formas de propiedad, el tema indígena".

Desde hace algunas semanas en Chile, en plazas, bibliotecas, sedes del Cuerpo de Bomberos, Universidades, sedes sociales y canchas del país surgen por doquier, asambleas y cabildos autoconvocados. Mezcla de espontaneidad y búsqueda consciente de caminos que conduzcan la energía social concentrada hacia la construcción de un nuevo tiempo, se han realizado a lo largo de Chile más de 200 cabildos abiertos, asambleas populares, asambleas ciudadanas, asambleas territoriales. Al 3 de noviembre ya habían programados, al menos, otras 50. En ellas, discusiones sobre la Constitución y la Asamblea Constituyente que habían comenzado a integrar muchas demandas expresadas en gritos y carteles y afiches de las marchas y concentraciones. Son espacios que buscan ampliar el sentido y la fuerza de los acontecimientos, frente a lo cual la elite gubernamental y empresarial ha mostrado que solo puede ofrecer algo menor si no hay fuerza y propuesta de parte de los ciudadanos y del pueblo. 

Es el cauce “natural” que se fue ensanchando desde el estallido del 18 de octubre; que creció como reguero de pólvora a lo largo de Chile. Recogió una fuerza subalterna y subterránea, hecha de rabia, malestar y deseos de otro país distinto. Frente a ello ni el “estado de emergencia” ni el “toque de queda” ni el “paquete social” (bautizadas como “migajas”) fueron capaces de establecer un dique. Por primera vez en 30 años un boquerón macizo y expreso se abre en el sistema. En estos días, semanas, se entrará al terreno sobre qué dirección tomará esto o, si se prefiere, que orientaciones entrarán en juego. Pasan los días, y las semanas, y el estallido pareciera, sin apartarse de la calle, ir dando paso a la discusión, a la búsqueda de alternativas, a la altura de aquel estallido.

> CONTINUAR LEYENDO Y DESCARGAR TEXTO COMPLETO

 

* Economista, Universidad Academia Humanismo Cristiano, Chile / rgonzalezm@docentes.academia.cl
** Antropóloga, Universidad Alberto Hurtado, Chile / fmarquezb@gmail.com

06-11-2019.

 

Noticias relacionadas

Cristóbal Rovira Kaltwasser. Después del golpe de Estado contra el socialista Salvador Allende el 11 de septiembre de 1973,...
Ariela Ruiz Caro. Expresión del rechazo a la elite tradicional chilena, serán mayoría en la Convención Constituyente

Compartir en